Oración para pedir paciencia

¡Oh, dulcísima Auxiliadora!, que por nuestra salvación sufriste al pie de la Cruz angustias mortales, concédeme la gracia que te pido.

Haz tu petición en silencio.

Y dígnate hablar a mi alma el lenguaje del amor y del sacrificio. Ya lo ves, oh Madre, por pequeño que sea todo trabajo me espanta; la más leve aflicción me fastidia, y casi me resisto a persuadirme de que la paciencia nos es a todos necesaria y de que sólo por el camino de la tribulación se va al Paraíso.

¡Ah! querida Madre mía, infunde en mi alma una viva compasión por tus dolores, y ayúdame a abrazar voluntariamente la cruz de cada día en descuento de mis pecados y para merecer el reino de los Santos. Amén.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Líbranos de esta enfermedad

¿A dónde vas Auxiliadora, tan temprano por la calle?

«Voy a ver cada enfermo de los muchos hospitales, para mitigar las penas que por algo soy la Madre«.

Te ruego, Virgen bendita, que nunca nos desampares y que cubras con tu manto las dolientes soledades. Envuélvelos con tu aroma de jazmines y azahares porque están sufriendo y no deben. No debe de sufrir nadie.

Aparta el virus mezquino que es egoísta y cobarde, se difumina y se oculta; no se deja ver por nadie.

Ten compasión de nosotros que este virus no nos mate. Amén.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Consagración personal a María Santísima Auxiliadora

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía!, yo me ofrezco todo a ti. Y en prueba de mi gran afecto, te consagro en este día mi alma, mi mente, mis ojos, mi lengua, mi corazón y en una palabra: todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo, ¡Oh Madre de Bondad!, protégeme y defiéndeme como propiedad tuya y concédeme tu santa bendición. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo ¡Oh María Santísima Auxiliadora!, soy todo tuyo y todo cuanto tengo tuyo es. Amén.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Un minuto a los pies de María Auxiliadora

Seáis amada, seáis alabada, seáis invocada, seáis eternamente bendita ¡oh Madre, Auxiliadora de los Cristianos!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida.

¡Oh Señora mía y Madre mía!, llego en espíritu al trono de tu gloria y después de besarte lo pies, como esclavo, quiero como hijo besarte la mano. Dame para pasar bien este día, tu santa bendición.

¡Oh María, a tu corazón de Madre vengo a buscar la luz, fuerza y paz! Me acojo a tu poder; confío en tu sabiduría. Amén.

¡Madre de Dios!, puedes socorrerme

Rezar un Avemaría.

¡Madre mía!, sabes cuanto lo necesito.

Rezar un Avemaría.

¡Madre los afligidos!, descanso en la ternura de tu amor.

Rezar un Avemaría.

¡Oh María, Auxiliadora de los Cristianos, rogad por mí ahora y en la hora de mi muerte!

¡Jesús, María, os amo, salvad almas!

¡Oh María, Auxiliadora de los Cristianos, rogad por nosotros!

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Consagración a María Auxiliadora Madre

Auxiliadora y Madre, nos consagramos enteramente a Ti.

Tú que eres la Madre bondadosa de Jesús y la Esposa atenta de José, cuídanos. Enséñanos a descubrir al Señor en la vida de nuestra familia. Enséñanos en los momentos alegres a agradecer a Dios la vida y lo mucho que nos ha regalado.

Se nuestro auxilio y apoyo en las situaciones difíciles.

Intercede para que no nos falte lo necesario para vivir con dignidad en nuestro hogar. Concédenos que nuestra familia, sea, como la tuya en Nazareth. la pequeña comunidad cristiana que por la acogida, la alegría, el diálogo y el respeto fácilmente transparente a todos la presencia de! Señor.

Que los niños te miren como Madre. Que los jóvenes quieran ser, como Tú. limpios y abiertos a la vida. Que los adultos descubran el sentido de la misión que le ha confiado el Señor. Y que los ancianos en Ti encuentren apoyo y consuelo.

Nos consagramos a Ti, Auxiliadora de nuestra familia y Madre bondadosa de todos. Que por Ti se haga presente el Señor en nuestro hogar v experimentemos que Dios es nuestro Padre, y que su Espíritu fortalece y santifica nuestra vida cristiana. Amen.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com