Insigne tu nombre, Domingo

Insigne tu nombre, Domingo, “consagrado al Señor”, desde niño fuiste testigo de grandes proezas de amor. Jugabas como cualquier niño, pequeñas cosas hacías, con donaire y gracia, y de gran sueño te adueñaste. Corta fue tu vida de adoración, a Jesús en la Cruz querías, y a María protección pedías, en profunda oración.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo Savio

Don Bosco, tu maestro, te alentaba con alegría, al íntimo encuentro con el Dios Eucaristía. Conservaste sin claudicar, la pureza angélica, antes morir que pecar, es pos de vida benéfica.

Alcanzaste la perfección, con esmerada educación cristiana, y deseos de abnegación, a la santidad coronada.

Texto: Anónimo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Por los niños de este mundo

Querido Señor, Santo Domingo Savio fue uno de los niños tocados por el ministerio de San Juan Bosco. Monaguillo a los 5 años, comenzó el camino del sacerdocio a los 12 pero murió a los quince.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo Savio

Sin embargo, logró mucho bien en su corta vida debido a su piedad. La casa donde nació y pasó su infancia es, ahora, una casa de retiros para jóvenes. Le pido que ore por los niños de este mundo.

Que cada uno te conozca a Ti, Señor, mientras aún son jóvenes y que sean testimonios para otros. Asígnales personas llenas de fe que les ayudarán tan poderosamente como San Domingo fue ayudado por San Juan. San Domingo Savio, ruega por nosotros. Amén.

Texto: Anónimo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Oración de la futura Madre

Glorioso Santo Domingo Savio, solicito tu poderosa intercesión ante Nuestro Señor y la Santísima Virgen para solicitar su ayuda durante esta dulce espera.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo Savio

Señor Jesús, te ruego con amor por esta dulce esperanza que guardo en mi vientre. Me diste el inmenso regalo de una pequeña vida en mi vida: te agradezco humildemente por haberme elegido como el instrumento de tu amor.

En esta dulce espera ayúdame a vivir en continuo abandono a tu voluntad. Dame un corazón de madre pura, fuerte y generosa.

Dejo en tus manos las preocupaciones futuras; temores, ansiedades, miedos, que puedan sobrevenir por esta pequeña criatura que aún no conozco.

Permite que nazca sano de cuerpo, mente y espíritu, elimina de él todo mal físico y todo peligro para el alma.

Tú, María, que conociste las alegrías inefables de una maternidad santa, dame un corazón capaz de transmitir una fe viva y ardiente. Santifica mi expectativa, bendice mi gozosa esperanza, haz que el fruto de mi vientre brote en virtud y santidad a través de tu trabajo y de tu Hijo Divino. Amén.

Texto: Anónimo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Un corazón limpio

A ti acudimos, Domingo Savio, para pedirte que nos ayudes a tener un corazón limpio, lleno de amor a Dios, a María Auxiliadora y a todos nuestros prójimos.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo Savio

Queremos saber apartarnos del pecado, tal como tú lo hiciste en tu corta vida; que podamos alejarnos de todo aquello que no es grato a nuestro Padre. Se nuestro guía en nuestro diario caminar y llévanos por el sendero de la santidad para que, al final de nuestro peregrinar, podamos junto a ti a nuestro Padre alabar. Amén.

Texto: Anónimo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Danos, Domingo Savio

¡Oh Domingo! tú que supiste ser pastor y oveja del Señor; tú que siempre pudiste obedecer a la voluntad del Padre, ayúdanos a que podamos nosotros ser ovejas obedientes; que sintamos en nuestro corazón la alegría de ser hijos de Dios y la convicción de vivir el Evangelio cada día.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Domingo Savio, Santo Domingo Savio, Oración

Danos, Domingo Savio, la confianza en María Santísima, para que la elijamos a ella como nuestra guía, Auxiliadora y puerto seguro al que siempre podemos llegar; que como tú, pidamos su ayuda en cada proyecto que estemos por iniciar y que, al final de nuestros días, sepamos que ella será nuestra abogada ante el Señor.

Santo Domingo Savio, enséñanos a ser como tú. Amén.

Texto: Anónimo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com