A ejemplo de San Juan Bosco

Te damos gracias, Señor, por San Juan Bosco, sacerdote bueno, amigo de los niños y de los jóvenes, que entregó su vida al bien de la juventud y fue para todos como una luz, como un espejo donde contemplar el amor que Tú nos tienes.

Hoy, a ejemplo de San Juan Bosco, nos invita, como lo hizo a los niños y jóvenes de su tiempo, a ser buenos, a ser santos, a cambiar lo malo de la sociedad con una vida honrada y religiosa; a confiar en María Auxiliadora, a tenerte siempre a ti, Señor, por amigo.

Te pedimos que así sea.

Amén.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo