Acto de confianza en el Sagrado Corazón de Jesús

Oh, Corazón de Jesús, Dios y Hombre verdadero, delicia de los Santos, refugio de los pecadores y esperanza de los que en ti confían; tú nos dices amablemente: “Vengan a mí”; y nos repites las palabras que dijiste al paralítico: “Confía, hijo mío, tus pecados te son perdonados”, y a la mujer enferma: “Confía, hija, tu fe te ha salvado”, y a los apóstoles: “Confíen, yo soy, no teman”.

Animado con estas palabras acudo a ti con el corazón lleno de confianza, para decirte sinceramente y desde lo más íntimo de mi alma: Corazón de Jesús, en ti confío.

Sí, Corazón de mi amable Jesús, confío y confiaré siempre en tu bondad; y, por el Corazón de tu Madre, te pido que no desfallezca nunca esta confianza en ti, a pesar de todas las contrariedades y de todas las pruebas que tú quisieras enviarme, para que, habiendo sido mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de la muerte y mi gloria por toda la eternidad. Amén.