Evangelio del día: viernes, 18 de junio de 2021

Lectura del santo Evangelio según san Mateo (6, 19-23)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho los destruyen, donde los ladrones perforan las paredes y se los roban. Más bien acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho los destruyen, ni hay ladrones que perforen las paredes y se los roben; porque donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón. Tus ojos son la luz de tu cuerpo; de manera que, si tus ojos están sanos, todo tu cuerpo tendrá luz. Pero si tus ojos están enfermos, todo tu cuerpo tendrá oscuridad. Y si lo que en ti debería ser luz, no es más que oscuridad, ¡qué negra no será tu propia oscuridad!”

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Evangelio del Día

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión: La riqueza que debe estar en tu corazón.

La invitación de Jesús en el evangelio de hoy es que reconozcamos la riqueza que deben de buscar las personas religiosas, nos invita a dejar de lado el deseo de tener por tener, pues estas riquezas a los ojos de Jesús son pasajeras, debido a que se destruyen o pueden ser robadas.

Jesús habla de los tesoros del cielo que no se corroen y hacen en verdad libre al ser humano, no lo ata a sus pasiones ni querer acumular más y más. Este tesoro que habla Jesús solo se puede adquirir por medio del amor, la compasión y la ayuda desinteresada a los demás. Cuántas personas hemos visto que por colocar el dinero como su principal objetivo han perdido familia, amigos y seres queridos, dejan de lado los valores que su familia les inculcó y lo consiguen de mala forma. Han perdido paz y libertad y el miedo se ha apoderado de ellos impidiéndoles vivir una existencia normal. La enseñanza de Jesús es simple y profunda: las riquezas no son las monedas, sino la libertad, la dignidad y los seres queridos.

Texto: Biblia / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com