Evangelio del día: viernes, 11 de junio de 2021

Lectura del santo Evangelio según san Juan (19, 31-37)

Como era el día de la preparación de la Pascua, para que los cuerpos de los ajusticiados no se quedaran en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día muy solemne, los judíos pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y los quitaran de la cruz.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Evangelio del Día

 Fueron los soldados, le quebraron las piernas a uno y luego al otro de los que habían sido crucificados con Jesús. Pero al llegar a él, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza e inmediatamente salió sangre y agua.  El que vio da testimonio de esto y su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. Esto sucedió para que se cumpliera lo que dice la Escritura: No le quebrarán ningún hueso; y en otro lugar la Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. Palabra del Señor.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión: Agua y sangre.

En el día del Sagrado Corazón de Jesús la liturgia nos recuerda el episodio de la lanza que atraviesa el costado de Cristo, signo del gran amor que tiene Dios por el ser humano, pues, Dios envió a su único Hijo al mundo para la redención de los hombres, este se humilló a sí mismo hasta la muerte para la salvación de todos; podemos decir que la Iglesia hoy festeja el gran amor de Dios, escondido en la crueldad de la cruz. Esta crueldad es superada por el amor de Cristo.

Ahora bien, el autor del cuarto evangelio es el único que relata el hecho de que el costado de Jesús fue traspasado por una lanza donde brotó agua y sangre, su insistencia en informarnos sobre este episodio es llamativa, pues él mismo, dice que aquel que lo vio da testimonio y seguidamente afirma que su testimonio es verdadero, esto significa que es un hecho importante para la fe.

Texto: Biblia / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com