Evangelio del Día: viernes, 14 de mayo de 2021

Santo Evangelio según san Juan (15, 9-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Evangelio

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Evangelio: Alegría plena.

El evangelio de hoy nos habla de la alegría que el Señor nos da en plenitud. Esta alegría es fruto de tres cosas: amar, permanecer y cumplir. Amar a los otros con el mismo amor con que el Padre ama al Hijo y nos ama; permanecer en este amor de la misma forma en que Jesús permanece en el amor del Padre; y cumplir, como Él, los mandamientos del Padre, especialmente el mandato de que nos amemos los unos a los otros.

Como vemos, estas tres actitudes están relacionadas entre sí: amar al otro como Dios nos ama, permanecer en ese amor y cumplir el mandamiento de amarnos como hermanos. Haciendo esto nos hacemos partícipes de la relación de amor con el Padre y experimentaremos la misma alegría de Jesús.

Texto: Biblia / Ilustración: Museo El Prado


info@espiritusantogt.com