Evangelio del Día: lunes, 03 de mayo de 2021

Santo Evangelio según san Juan (3, 13-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Evangelio

 Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por él”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Evangelio: Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre.

Jesús y el Padre son uno, Jesús es la imagen visible de Dios. Si conocemos a Jesús, entonces conocemos al Padre. Qué palabras tan llenas de esperanza nos trae hoy el evangelio en un mundo que reclama a gritos la presencia de Dios como si estuviera ausente. Entonces, ante la pregunta ¿dónde está Dios?, el cristiano debe responder siendo como Jesús, e ir a cuidar al enfermo, a socorrer al necesitado, a saciar el hambre y la sed de su pueblo, a enseñar con palabras llenas de vida y autoridad.

Si Jesús actúa como Dios, el cristiano debe actuar como Jesús y en su nombre, pues dice el evangelio que Él hará cualquier cosa que pidamos en su nombre.

Texto: Biblia / Ilustración: Museo El Prado


info@espiritusantogt.com