Como prepararse para la Comunión, según Domingo Savio

La forma en que Domingo Savio se preparaba para la Santa Comunión era fervorosa y edificante. Ahora verás.

La noche previa para comulgar, Domingo rezaba, antes de acostarse, una oración con este fin, es decir, pidiendo tener la disposición necesaria para recibir el Cuerpo de Cristo. Esta oración siempre la concluía de la misma manera: “Sea alabado y reverenciado en todo momento el Santísimo y divinísimo Sacramento”.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio

A la mañana siguiente, antes de comulgar, realizaba la preparación conveniente, es decir, evitaba consumir alimento o bebida alguna por lo menos con una hora de anticipación; una breve oración agradecimiento la comunión que está por recibir, además de llegar con varios minutos de anticipación a la Santa Misa y participando de la misma con mucha devoción.

Después de recibida la comunión, su acción de gracias era inacabable. Muchas veces, si no le llamaban, se olvidaba del desayuno, del recreo y, en una que otra ocasión, de las clases, quedándose en oración, o mejor dicho, en contemplación de la bondad divina. Para Domingo, era una verdadera dicha poder pasar una hora ante el Sagrario.

Al menos una vez al día iba a visitarlo e invitaba a sus compañeros para que le acompañasen.

Texto: Parrroquia El Espíritu Santo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com