Dejémonos amar por Dios

En la homilía de hoy, el Padre Julio Navarro, SDB, nos explica que a lo largo de la semana, cada día, escuchamos alguna de las primeras apariciones de Jesús Resucitado; hoy, en particular, vemos la figura de María Magdalena, quien tenía un gran amor hacia el Señor porque había experimentado su misericordia. Ella estuvo muy de cerca en los momentos de la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Magdalena también estuvo al momento en que Jesús fue bajado de la cruz y puesto en el sepulcro pero, por la prisa en que debían enterrarlo, no pudieron embalsamarlo ese mismo día, sino que tuvo que volver y es cuando encuentra el sepulcro vacío.

Ella se encuentra llorando y, a pesar de que se encontraban dos ángeles en el sepulcro, no se inmutó por ellos, al contrario, cuando le preguntan porque llora, ella responde: “porque se han llevado a mi Señor”. Y, a pesar de que aparece Jesús ante ella, no lo reconoce en un principio ya que, a Jesús, no lo vemos únicamente con los ojos físicos, también lo vemos con ojos de fe, de amor. Y el Señor la llama: “María”, la llama por su nombre, porque Él nos llama a todos por nuestro nombre.

En el Evangelio podemos ver dos maneras de presentar los acontecimientos; la forma humana, en las autoridades de Israel que inventan y mienten para interpretar el sepulcro vacío, con la maldad latente. Y la fe, que podemos ver en las mujeres a quienes se les indicó que fueran y contaran a todos que ha resucitado.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Homilía DEJÉMONOS AMAR POR DIOS.
Padre Julio Navarro, SDB. / Martes, 06 de abril de 2021

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo / Audio: Padre Julio Navarro, SDB


info@espiritusantogt.com