Evangelio del Día: Sábado Santo, 03 de abril de 2021

Lectura del santo Evangelio según san Marcos (16, 1-7)

Transcurrido el sábado, María Magdalena, María (la madre de Santiago) y Salomé, compraron perfumes para ir a embalsamar a Jesús. Muy de madrugada, el primer día de la semana, a la salida del sol, se dirigieron al sepulcro. Por el camino se decían unas a otras: “¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?” Al llegar, vieron que la piedra ya estaba quitada, a pesar de ser muy grande.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Evangelio

Entraron en el sepulcro y vieron a un joven, vestido con una túnica blanca, sentado en el lado derecho, y se llenaron de miedo. Pero él les dijo: “No se espanten. Buscan a Jesús de Nazaret, el que fue crucificado. No está aquí; ha resucitado. Miren el sitio donde lo habían puesto. Ahora vayan a decirles a sus discípulos y a Pedro: ‘El irá delante de ustedes a Galilea. Allá lo verán, como él les dijo’”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Evangelio: No está aquí; ha resucitado.

La noche de la alegría ha llegado y toda la vigilia enseña el actuar amoroso de Dios en la historia del hombre. Cada momento de esta noche debe mostrar al hombre que a pesar de las dificultades que va viviendo, está Dios actuando con fidelidad. Y esto se concreta en la persona de Cristo y su misión.

El evangelio de la Vigilia es el culmen del acto amoroso de Dios, su Hijo resucita y una nueva historia debe empezar a escribirse; por eso la invitación de volver al origen, a Galilea, allí se debe iniciar ahora, pero con la experiencia de Cristo en su culmen. La resurrección es vivir a plenitud la experiencia de Cristo, el Hijo de Dios que murió y resucitó, y empezar una nueva vida a partir de esta experiencia, ya no solo desde lo que se ha escuchado de Cristo, sino siguiendo sus ejemplos.

Texto: Biblia / Ilustración: Museo El Prado


info@espiritusantogt.com