Solamente un corazón humilde es capaz de recibir a Dios

A lo largo de la Cuaresma, nos explica el Padre Julio Navarro, SDB, durante la homilía, el Señor nos insiste en el cambio de corazón, en la corazón. Sin embargo, este cambio no podemos hacerlo solos, necesitamos de la fuerza del Espíritu de Dios, de la fuerza del Espíritu Santo el que nos ayuda a dar este paso que humanamente hablando no podríamos dar.

En el Evangelio de hoy, podemos ver a dos personajes muy característicos de ese tiempo; el fariseo, un gran conocedor de la Sagrada Escritura, de la ley de Dios. Pero, según la parábola que Jesús cuenta, el fariseo se creía bueno, se creía mejor que los demás. Podemos ver también la figura del publicano, una persona que realizaba el trabajo de cobrador de impuestos. Él era considerado siempre un traido a su pueblo, un ladrón, un usurero. Los publicanos eran despreciados. Pero, en la parábola, podemos ver como este “pecador público”, es quien hora de una manera humilde: “Dios mío, apiádate de mí, que soy un pecador”.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Homilía SOLAMENTE UN CORAZÓN HUMILDE ES CAPAZ DE RECIBIR A DIOS.
Padre Julio Navarro, SDB. / Sábado, 13 de marzo de 2021

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo / Audio: Padre Julio Navarro, SDB


info@espiritusantogt.com