25 de noviembre: Venerable Margarita Occhiena

Venerable Margarita Occhiena,
Primera Salesiana Cooperadora.

Hoy la Familia Salesiana celebra a Margarita Occhiena, más conocida como Mamá Margarita, nombre que ganó al ayudar a Don Bosco en el oratorio de Valdocco a atender y cuidar a cientos de chicos. Ahora te cuento más de su vida.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día

Margarita Occhiena nació el 1 de abril de 1788 en Caprigli, un pequeño poblado ubicado al norte de Italia. Tenía 29 años cuando, después de 5 años de casada, murió su esposo, por lo que se vio en la necesidad de sacar adelante a su familia: la madre e hijo, de nombre Antonio, de su esposo fallecido, así como de sus propios hijos, José y Juan.

De estilo de vida sencillo, a pesar de ser analfabeta, se preocupó siempre por la educación cristiana de sus hijos, a quienes enseñó el catecismo, a rezar, y el Rosario. Fue una mujer fuerte, con claras ideas y una fe inquebrantable.

Acompañó a Don Bosco en su camino hacia el sacerdocio y a sus 58 años abandonó la tranquilidad de su casa, en su pueblo, para seguirle en su misión entre los muchachos pobres y abandonados de Turín. Durante diez años, madre e hijo unieron sus vidas con los inicios de la Congregación Salesiana.

Ella fue la primera y principal cooperadora de Don Bosco y, con su amabilidad hecha vida, aportó su presencia maternal al Sistema Preventivo. Fue así como, sin saberlo, llegó a ser la cofundadora de la Familia Salesiana, capaz de formar a tantos santos, entre los que se encuentran Domingo Savio y Miguel Rúa.

Murió en Turín a los 68 años, un 25 de noviembre de 1856 y una multitud de muchachos lloró por ella como por una madre, acompañando sus restos al cementerio. Por eso la Familia Salesiana celebra hoy el día de los Cooperadores y también recuerda a todos los familiares difuntos de la Familia Salesiana.

El 23 de octubre de 2006, el Papa Benedicto XVI declaró Venerable a Mamá Margarita e inició su proceso de beatificación porque “consta que ha ejercitado, heroicamente, las virtudes teologales de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad, tanto hacia Dios como hacia el prójimo, así como las virtudes cardinales de la Prudencia, Justicia y Templanza, y otras virtudes anejas a éstas”. Así, Mamá Margarita pasó de Sierva de Dios a Venerable y está en curso su proceso de beatificación.

Texto: Miguel Ángel Requena, OP / Ilustración: Museo El Prado


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s