Somos llamados a aprender

El evangelio de este domingo nos muestra que, no obstante, las dificultades y la aparente fragilidad, nada puede detener el amor de Dios por los hombres, ni siquiera la eliminación de su Hijo, al contrario, este sacrificio nos procura a todos la salvación.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Meditación

Me llama la atención la iniciativa de un dueño que planta una viña. Tal atención y cuidado se describe por Mateo con cinco verbos: plantó… rodeó… cavó… construyó… arrendó. El dueño, después de haber plantado la viña, la arrienda a unos labradores y se ausenta.  Amor, dedicación, libertad.

Somos llamados a estar con Jesús para continuar la misión de ayudar al hombre a encontrarse con Él para ser salvado; luchar cada día para contener las fuerzas del mal que intentan eliminar el deseo de obrar el bien y promover la justicia. Como Iglesia somos llamados a aprender, en el ejemplo de Jesús, a experimentar la contestación y a ser capaces de soportar las dificultades en nuestro empeño de evangelizar.

Entre Dios y el hombre, las derrotas sólo sirven para que el amor de Dios se destaque mejor. El sueño de Dios es una viña, un mundo que ya no madure racimos rojos de sangre y lágrimas amargas, sino que madure una cosecha de justicia, de paz, de amor.

Una bendecida semana, llena de la dedicación del amor de Dios por cada uno de nosotros. ¡feliz semana!

Texto: Comunidad Salesiana / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s