¡Mi alma glorifica al Señor!

San Ireneo dijo que en el canto del magníficat que entonó la Virgen María, se juntaron el regocijo de Abrahán, que presentía a Jesucristo y la voz profética de la Iglesia. Exultando de gozo, María proclamó proféticamente el sentimiento de la futura Iglesia, cuerpo místico de Cristo: “¡Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu exulta de gozo en Dios mi Salvador!” (Lc 1, 46-47).

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

El Magníficat no puede ser el cántico de una Iglesia replegada en sí misma, ni de una Iglesia triunfalista, sino de una Iglesia abierta, humilde, fraterna, profética y profundamente preocupada por los sufrimientos de los explotados y oprimidos” (René Coste).

El magníficat es la canción-plegaria de la Iglesia de todos los tiempos.

A ejemplo de los primeros cristianos “perseveremos unánimes en la oración, unidos la madre de Dios” (cf. HCH 1, 14).

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s