María Santísima, sagrario de Dios.

María Santísima es la sede de la sabiduría divina, pues permaneció en intimidad entrañable con Dios. (cf. Sal 72, 28).

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

La Virgen María es la habitación más esplendorosa de la majestad infinita de Dios. Él mismo la eligió, desde la eternidad, y la creó perfectísima para que fuera santuario digno de su Hijo unigénito.

La Santísima Trinidad la predestinó como sagrario viviente de Jesucristo. Y ella lo fue, tanto en su primera comunión, que fue la encarnación del Vergo divino en su vientre inmaculado, comunión prolongada en los nueve meses de su embarazo, como en toda su vida, pues ella permaneció en íntima comunión de amor con Dios, ya que estaba llena del Espíritu Santo.

Vivamos conscientes, como la Virgen María, de que, por la gracia de Dios, somos templos vivos de la Santísima Trinidad.

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s