Unas palabras sobre Francisco Bosco

Casi a medio camino, entre Capriglio y Castelnuovo, en los lindes de un bosque, había un pequeño caserío, llamado I Becchi, perteneciente al barrio de Morialdo. Propietario de una de aquellas casitas que, si no tenía el aspecto de pobreza absoluta, tampoco daba muestras de ser lugar de comodidades, era un tal Francisco Bosco.

Francisco nació el 4 de febrero de 1784. Su propiedad consistía en una pequeña casita, de aspecto muy humilde y pocas comodidades; tenía también una tierra junto a la casa, que él mismo trabajaba para vivir. Como éstas no eran suficientes para satisfacer todas las necesidades de la familia Bosco, tenía a su cargo cultivar también las tierras lindantes, que pertenecían a un tal Biglione.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, San Juan Bosco, Don Bosco

Bosco vivía con su mujer, un hijo pequeño llamado Antonio (nacido el 3 de febrero de 1803), y su anciana madre, a quien cuidaba celosamente. Era hombre de carácter amable, excelente cristiano y dotado de gran sentido común para la instrucción religiosa, que cultivaba con la frecuente asistencia al catecismo y a los sermones en la iglesia parroquial. La verdadera sabiduría proviene de Dios y enseña al hombre a no quedarse en vanos deseos y a abandonarse enteramente a las disposiciones de la bondadosísima Providencia divina.

Sin previo aviso, la esposa de Francisco cae enferma hasta que, asistida por el vicario parroquial don José Boscasso, fallece el último día de febrero de 1811, fortalecida con los sacramentos de la penitencia y extremaunción. Pero esa no sería la única noticia triste que traería aquel año. El 11 de noviembre partía de esta tierra el propio vicario don Boscasso, una gran pérdida para Francisco.

Se encontraba seriamente preocupado por no poder, a causa de sus apremiantes trabajos, atender a su madre y cuidar de su único hijo que rayaba en los nueve años. Por esto, se decidió a casarse en segundas nupcias. Como iba con frecuencia a Capriglio, conocía las virtudes domésticas, nada comunes, de Margarita Occhiena. Luego de varias negativas, Margarita por fin accede a casarse.

Luego de haberse preparado correctamente y haber ido al ayuntamiento, Francisco y Margarita celebraron su boda en la parroquia de Capriglio el 6 de junio de 1812.

Francisco se encontraba lleno de fuerzas, dedicado por entero a educar cristianamente a sus tres hijos hasta que, un día en que volvía a casa completamente sudado, entró a la fría bodega subterránea. Esto provocó que, al anochecer, lo atacara una violenta fiebre que terminó en una grave pulmonía. Pasaron varios días con cuidados que resultaron inútiles. Fortalecido con los auxilios de la religión, animaba a la desconsolada Margarita y, en los últimos instantes le dijo: “Mira qué gran gracia me concede el Señor. Quiere que vaya a Él hoy, viernes, día que recuerda la muerte de nuestro divino Redentor, y precisamente a la misma hora en que El murió en la cruz, cuando tengo la misma edad que El en su vida mortal. Te recomiendo muy mucho a nuestros hijos, pero de un modo especial cuídate de Juanito“.

Era el 11 de mayo de 1817 cuando Francisco, que tenía apenas treinta y cuatro años, fallecía en una habitación de la alquería de los Biglione.

Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo / Fuente: Memorias Biográficas de Don Juan Bosco por: Giovanni Battista Leymone, SDB.


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s