Preparémonos a la asunción de María al cielo

La concepción inmaculada de la Virgen madre de Dios, y su vida consagrada totalmente a Él, son motivos suficientes para que el Señor la hubiera llevado en cuerpo y alma a su gloria. La asunción de María al cielo es natural para quien ni por un instante fue esclava del adversario de Dios.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

El Señor Dios reclamó como “toda suya” a la mujer sin igual, a quien Él llenó de gracia, y es, por eso, la primera en santidad, la santísima madre de Dios. María amó a Dios con su purísimo corazón, con el amor más ardiente, y con el más firme compromiso de fidelidad.

La gloriosa madre de Cristo, nuestro Dios y salvador, Dador de vida y de inmortalidad, es vivificada por Él con un cuerpo semejante al suyo en la incorruptibilidad, ya que Él la hizo salir del sepulcro y la elevó hacia sí mismo, del modo que sólo Él conoce” (de un antiguo escritor anónimo)

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s