La Virgen de los tres candores sublimes.

San Bernardino de Siena era un enamorado de la Virgen María, a ella le reconoció su perfección y nos invitó a contemplarla adornada de tres candores sublimes: el de su alma, el de su cuerpo y el de sus obras.

En efecto, Dios dotó a la Virgen María de cualidades extraordinarias.

Adornó su alma con la plenitud de la gracia santificante. Ella es la “llena de gracia”, la toda santa.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

Dios dispuso que ella fuera concebida sin pecado original y creó su cuerpo virginal, sin inclinación al pecado, para que fuera sagrario digno del Espíritu Santo y del Hijo de Dios.

Y finalmente, el candor de las obras santas de la Virgen María es el resplandor de su ser totalmente consagrado a Dios.

Santo Tomás de Aquino dijo que “la Virgen María, como madre de Dios, tiene cierta dignidad infinita” (Suma Teológica)

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s