La inteligencia le acercó a Jesús

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo SavioDomingo había nacido en Riva de Chieri el 2 de abril de 1842. Su padre, Carlos, era soldador, herrero: ponía las herraduras a los cascos de los caballos. Oficio de pobre, que le obligaba a trasladarse con su familia a través de los caseríos dispersos en las colinas cercanas.

La mamá, Brígida, era modista. A los 7 años, Domingo hace su primera comunión. En aquella época los otros niños solían recibir la Eucaristía solamente a los 12 años. Pero Domingo mostraba tal inteligencia y una piedad tan profunda que Don Juan, el capellán de la aldea, le admitió a comulgar antes de la edad acostumbrada. No fue un error. Domingo lo demostró desde su primer encuentro con Jesús Eucaristía. Con mano de niño todavía insegura, pero con una fuerza de voluntad que le caracterizaba ya, escribió:

Recuerdos y resoluciones de mi primera comunión.

Me confesaré frecuentemente y recibiré la Comunión todas las veces que mi confesor me lo permita.

Quiero santificar los días festivos.

Mis amigos serán Jesús y María.

La muerte, pero no el pecado.

 Texto: Teresio Bosco
Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s