María, la Virgen Santísima o sin pecado.

El arcángel San Gabriel, que permanece en adoración de las tres personas divinas, fue enviado como embajador regio a María, la humilde Virgen de Nazaret, para anunciarle que ella, hija amada del Padre, había sido elegida para ser la Madre del Hijo de Dios, y que el Espíritu Santo la había cubierto con su amor para llenarla de gracia divina y para hacer en ella el grandioso milagro de que fuera madre del Hijo de Dios, permaneciendo Virgen, o sea, libre de toda esclavitud espiritual y de todo lo que ofende a Dios.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

Dios Padre eternizó la santidad de la Virgen María, su hija predilecta, al convertirla en el más precioso templo del Espíritu Santo, y en el más santo albergue maternal de su Hijo eterno, Jesucristo.

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s