María se consagró a Dios totalmente.

La Virgen madre de Dios es el jardín de delicias de Dios y de sus verdaderos hijos espirituales.

En el siglo VIII, San Juan Damasceno dijo: “Los ojos de la Virgen María estaban siempre fijos en el Señor Dios, mirando la luz eterna e inmarcesible; sus oídos estaban siempre dispuestos a oír la Palabra de Dios y a recrearse con la música del Espíritu Santo. Sus labios estaban siempre alabando a Dios y gozando hasta el máximo de la suavidad divina. Su corazón, puro y libre de mancha, veía a Dios y ardía en deseos de Él. El seno de María era el domicilio de Aquel que no cabe en ningún sitio; y las manos y rodillas de la Virgen María sostuvieron a Dios como un trono más sublime que los mismos serafines”.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Virgen María

Y tú, ¿qué actitud asumes frente a la mujer más hermosa, amable y santa, que tanto te ama porque es tu celestial y amorosa madre espiritual?

Texto: Tiberio López F. / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s