María Auxiliadora: Guía

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen AuxiliadoraCuando uno piensa en la obra que Don Bosco realizó en su vida no puede menos que quedar maravillado. Más aun cuando se sabe que él venía de una familia pobre, que tuvo muchos problemas para lograr una educación, precisamente no tenía medios para acceder a ella, que vivió en un tiempo de mucho conflicto político, guerras, ataques a la Iglesia… La situación, no era nada sencilla, pero al final pudo fundar una congregación religiosa que hoy es una de las más grandes del mundo, construyó varios colegios e Iglesias, mandó misioneros a América… y muchas obras más que no podrían explicarse si es que no se las ve como obras de Dios mismo, obras en las que María Auxiliadora tuvo un papel de Guía e Inspiradora.

La Virgen María fue la guía.

<<Tu Palabra Señor es luz para mis pasos>>, dice el salmo, del mismo modo en la vida de Don Bosco, la Virgen María fue guía que indicaba el camino a seguir. <<Pongámonos todos bajo el manto de la Virgen. Ella nos librará de nuestros peligros y nos guiará>>, decía a sus colaboradores cuando se le informaba de las cosas que eran contrarias a la obra que se quería desarrollar.

Un lugar importante en el que la Virgen muestra a Don Bosco su papel de guía e inspiradora es el de los sueños. Aunque el mismo Don Bosco era de la idea de no darles mayor importancia del que se merecen, los usaba para mostrar cómo la Virgen está interesada en su obra, la de los salesianos. En las charlas que daba a sus jóvenes, antes de irse a dormir, las “Buenas Noches”, era común escucharle frases como: <<La Virgen quiere esto… Ella me dijo…>> y otras que muestran con claridad que para Don Bosco la Virgen era guía e inspiradora de todas sus obras.

Además de guía, fue inspiradora.

El ser guía va muy de la mano del ser inspiradora. Las obras que realizó Don Bosco eran ampliamente bendecidas por el Señor. Por ello suscitaban la atención de propios y extraños, muchos se admiraban de los cambios que se producían en jóvenes que antes no habían tenido ningún tipo de instrucción. Nuevamente el sueño de los 9 años es un punto de referencia a partir del cual Don Bosco se inspira. En éste, una de las protagonistas indiscutibles es la Virgen, presentada como una señora de aspecto majestuoso, que se acerca con ternura hacia Juan, le pone la mano en la cabeza. ¡Así vivió Don Bosco! Tenía la seguridad de que Ella tenía su mano sobre su cabeza acompañándole como madre, guiándole, cuidándole e inspirándole las actividades.

Ciertamente nosotros no tenemos inspiraciones divinas, ni sueños en los que la Virgen nos hable, pero tenemos la Biblia, la Eucaristía y el ejemplo de la vida de los santos, entre ellos Don Bosco.  Usémoslos como guía, como enseñanza para nuestra propia vida. Así podremos ser <<felices en el tiempo y en la eternidad>>, como quería Don Bosco para todos sus hijos. Tengamos por último la seguridad de que la Virgen tiene su mano sobre nuestra cabeza, que estamos bajo su celestial protección. Contra la desafiante frase “ver para creer”, los cristianos respondemos que es necesario “primero creer para poder ver”.

Texto: Marcelo Escalante, SDB
Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s