SUEÑO 41. 1862. Los colaboradores de Don Bosco

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, San Juan Bosco, Don BoscoDon Bosco aseguraba, con mucha frecuencia, que el Señor realizaría todos sus designios sobre el Oratorio sirviéndose de los jóvenes a él pertenecientes. Don Pablo Albera recuerda una de las conferencias de aquel tiempo dada al personal, perteneciente a la incipiente Sociedad Salesiana, la cual produjo un efecto extraordinario entre los oyentes.

En ella contó Don Bosco a sus hijos que había tenido un sueño.

***************************************************************

Un sueño en el cual pareció verse rodeado de jóvenes y de sacer­dotes. Habiéndoles propuesto que se pusiesen en camino para subir a una alta montaña que se encontraba poco distante, todos se mani­festaron conformes. En la cumbre de la misma estaban preparadas las mesas para un espléndido banquete que había de ser realzado con músi­ca y otros festejos. Se pusieron, pues, todos en viaje; la subida era empi­nada y fatigosa, sembrada de dificultades a veces difíciles de superar y otras casi impracticables a causa del cansancio, de forma que al llegar a determinado lugar todos se sentaron.

Don Bosco también se sentó, y después de animar a sus compa­ñeros a continuar la subida, se puso de pie y reemprendió la marcha a un paso apresurado. Pero habiéndose vuelto para ver a los que le seguían, comprobó que todos le habían abandonado, dejándolo solo. Bajó inmediatamente y fue en busca de ellos y después de reunirlos nuevamente, los encaminó otra vez hacia la cumbre áspera; pero pronto le abandonaron.

Entonces pensó que tenía que subir a aquella altura, no solo, sino en compañía de otros muchos. Aquella es mi meta… esta es mi misión… ¿Cómo haré para llevarla a cabo? ¡Ya comprendo!

Los primeros en seguirme fueron personas recogidas, virtuosas, de buena voluntad, pero a las cuales no había probado y que, por tanto, no tenían mi espíritu, no estaban acostumbrados a superar los senderos difíciles, no estaban unidos entre sí ni conmigo median­te la práctica de especiales virtudes… Por eso, me abandonaron… Pero yo pondré remedio a este fracaso… Este desengaño me causó gran amargura… Ya veo lo que tengo que hacer… Sólo puedo con­tar con los que fueren formados por mí… Por eso, volveré a las fal­das del monte… Reuniré a muchos niños; me haré amar de ellos; los adiestraré para que sepan soportar sin desmayo pruebas y sacri­ficios… Me obedecerán de buena gana… subiremos juntos al monte del Señor.

***************************************************************

Y dirigiéndose de una manera especial a los que estaban allí congregados, les aseguró que había puesto en ellos sus esperan­zas y durante un buen espacio de tiempo, les estuvo animando con palabra encendida, a que fuesen fieles a su vocación, en vis­ta de las incontables gracias que la Virgen les concedería y del premio seguro que el Señor les tenía preparado.

Entre aquellos jóvenes que habían respondido prontamente y con devoto entusiasmo a la llamada de Don Bosco, estaba el diácono José Bongiovanni, el promotor de la Compañía de la Inmacu­lada, fundador y presidente de la Compañía del Santísimo Sa­cramento y del Clero Infantil, que fue ordenado sacerdote en las témporas del 20 de diciembre de aquel año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s