La Congregación Salesiana recibe la aprobación diocesana

Luego de una gran lucha por la fundación de la Congregación, Don Bosco recibió una carta que lo acercó un paso más a la aprobación definitiva de su obra.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, San Juan Bosco, Don Bosco

La carta decía lo siguiente:

Por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica Obispo y Conde de la iglesia de Casale.

Así como es una obligación extraordinaria de los obispos arrancar con todas sus fuerzas las malas hierbas de la Viña del Señor, así también se han de cuidar de plantar, cultivar y guardar en la misma viña árboles buenos que puedan dar buenos frutos. Habiendo, pues, hecho la divina Providencia que la llamada Sociedad de San Francisco de Sales constituyese una nueva plantación en esta nuestra Diócesis, es nuestro propósito confirmarla con todo nuestro esfuerzo.

Habiendo recibido las cartas de petición juntamente con las constituciones que el sacerdote Juan Bosco, Superior General de dicha Sociedad, nos presentó, nos ha parecido lo mejor ante el Señor aprobar esta Sociedad.

Las Constituciones de esta Sociedad constan de quince capítulos, divididos en artículos. Es su fin la santificación de los socios, principalmente a través del ejercicio de la caridad cristiana en favor de los adolescentes abandonados en los días festivos; atender a los más pobres recogiéndolos en ciertas casas; y, si lo pidiere el bien de la Iglesia, aceptar el cuidado de los seminaristas jóvenes, como desde ya hace tiempo realizó en esta nuestra diócesis, en la población llamada Mirabello, donde se forman en la ciencia y la piedad alrededor de ciento cincuenta muchachos, tal y como conviene a los que han sido llamados a la suerte del Señor. Después los socios se dedicarán a la sagrada predicación, a la catequesis, a la difusión de la buena prensa, para ganar almas.

Releídas, por tanto, atentamente estas Constituciones, considerados el fin y la forma de dicha Sociedad, movidos también por una peculiar benevolencia hacia la casa ya constituida en esta diócesis, para que ella se afirme más y más y salgan de ella los mejores frutos; teniendo en cuenta las recomendaciones de nuestro antecesor que se cuidó de fundarla y la recomendó una y otra vez.

Adhiriéndonos al decreto de la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares, por el que, de acuerdo con las cartas comendaticias de muchos obispos, el Pontífice máximo de la Iglesia se dignó alabar y recomendar ampliamente esta Sociedad como una Congregación de votos simples bajo el mandato de un Superior General.

Finalmente, habiendo considerado y examinado atentamente todo esto, hemos llegado a la conclusión de que la Sociedad llamada de San Francisco de Sales ha de ser recomendada y aprobada, como por el presente decreto la recomendamos y aprobamos como Congregación Diocesana, de acuerdo con las constituciones que nos han sido entregadas.

Además, como por el nombrado decreto ya consta que está debidamente constituido el Superior General de esta Sociedad, nosotros de buen grado estamos dispuestos a concederle todas las facultades y privilegios que sean necesarios u oportunos para mayor gloria de Dios y para promover el bien de la Sociedad.

Sin embargo, dado que la nombrada Congregación de Obispos y Regulares ha dejado para tiempo más oportuno la total aprobación de las constituciones, queremos que todas las correcciones, reformas y añadiduras que la Santa Sede quisiera introducir en estas constituciones sean admitidas, se acomoden y observen en las constituciones, tal y como nos las admitimos y entendemos observar.

Mientras encomendamos esta Sociedad a todos los Obispos Católicos, para que la hagan más firme con su actuación y su consejo y la favorezcan cuanto les sea posible, con todo interés presentamos nuestras humildes preces al Supremo Pastor de la Iglesia para que se digne conceder finalmente a esta Sociedad la aprobación apostólica definitiva de las Constituciones.

Declaramos finalmente que esta aprobación es solamente diocesana, siempre a salvo la jurisdicción de otros obispos.

Dado en Casale, en nuestra sede episcopal, a 19 de enero de 1868.

PEDRO MARIA,
Obispo.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s