Un minuto con María Auxiliadora

¡Bendíceme, Madre Auxiliadora! y ruega por mí sin cesar.

Aleja de mí, hoy y siempre, el pecado. Si tropiezo, tiende tu mano hacia mí. Si cien veces caigo, cien veces levántame; si yo te olvido, tú no te olvides de mí.

¡Si me dejas Madre!, ¿qué será de mí?

En los peligros del mundo asísteme; quiero vivir y morir bajo tu manto. Quiero que mi vida te haga sonreír. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía y, al final, sal a recibirme y llévame junto a ti.

Tu bendición me acompañe hoy y siempre. Amén.

Rezar un Avemaría.

Texto: Anónimo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: