13 de enero: San Hilario

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, SantoralSan Hilario,
Obispo y Doctor.

Nació en Poitiers (Francia) a principios del siglo IV. Y allí fue un niño más que no destacaba por nada en especial, eso sí, le gustaba estudiar y aprendió bien los libros de los grandes escritores de la antigüedad.

No sabemos nada de su vida como joven, pero sí que sabemos que se casó y tuvo una hija y fue entonces cuando recibió el don de la fe de parte de Dios y se bautizó con toda su familia. Sabemos también que fue consagrado obispo en el año 350 y ya, después de seis años, estaba participando en el Concilio de Beziers en el que iban a discutirse problemas muy graves de la verdadera fe, en contra de algunos que negaban que Jesús era Hijo de Dios.

Hilario defendió ardorosamente la fe y se apartó de la decisión final en la que se daban facilidades a los herejes, que eran los que negaban la verdad sobre Jesús. Esto hizo que fuese desterrado por las autoridades. El destierro fue muy lejos de su patria: nada menos que a Frigia, en Asia. Allí estuvo cuatro años. Pero le fue muy bien porque así pudo leer los libros de los grandes autores cristianos de Oriente, que estaban escritos en griego, y también conoció a los monjes que hacían comentarios de la Biblia.

Tanta sabiduría acumulada le vino muy bien después, para escribir sus libros con más exactitud y claridad en todo lo que se tenía que decir.

A pesar de estar desterrado, tenía permiso del emperador para viajar hasta donde hubiese una reunión importante de obispos para poder exponer sus opiniones. Por eso fue hasta Seleucia a un Concilio y también viajó a Constantinopla y pidió permiso al emperador para mantener una discusión en público con el jefe de los herejes. Pero no sabemos si llegó a celebrarse. Seguro que hubiera ganado San Hilario porque sabía mucho más que el otro.

En el año 360 fue llamado por los obispos de Francia e Italia para que pudiese defender la verdadera doctrina de Jesús contra los que la negaban. Cuando llegó a Francia fue recibido con gran entusiasmo y él se esforzó mucho para lograr que la herejía arriana fuese desterrada de Francia. Por eso en el Concilio de París, año 361, la voz de Hilario se escuchó con todo respeto y admiración y se firmó, al final, un documento por el que se rechazaba para siempre el error arriano.

Son muchos los libros de San Hilario que han llegado hasta nuestros días, algunos de ellos son sermones, señal de que dedicó a la predicación con gran esfuerzo; también hay libros que comentan partes de la Biblia, otros son oraciones y otros son poesías que alaban a la Santísima Trinidad.

San Hilario murió en el año 367. Fue un gran luchador por la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s