07 de enero: San Raimundo de Peñafort

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, SantoralSan Raimundo de Peñafort,
Sacerdote.

También se le llama Ramón porque es la traducción más normal de su nombre en latín: Raymundus. Nació a finales del siglo XII en un pueblo cercano a Barcelona. Como era hijo de familia rica, recibió una buena educación. Seguramente estudió en la escuela catedralicia de Barcelona. Luego lo mandaron a estudiar Leyes a Bolonia (Italia) en donde estaba la universidad más famosa de Europa por sus estudios de leyes. Allí lo hizo tan bien que, al terminar la carrera, lo hicieron profesor. Comenzó pronto a escribir libros para aclarar las leyes y para ayudar a quien se dedicaba a enseñarlas. Le llegó muy buena fama por al ayuda que siempre daba a los pobres.

Vuelto a Barcelona, fue nombrado canónigo de la catedral, pero él, al poco tiempo pidió su entrada en el convento de Dominicos. Allí profesó como fraile y siguió con la redacción de nuevos libros. Pero la tranquilidad no le duró mucho. Primero tuvo que acompañar a un cardenal, en un viaje encomendado por el Papa, a Castilla para que aplicasen bien los Decretos del Concilio de Letrán. Luego el Rey y los obispos le encomendaron que animase a la gente de Arlés y Narbona (Francia) para que ayudasen en la conquista de Mallorca, que era una isla en manos de los moros y que se hacía necesario que fuese cristiana. La conquista se llevó a cabo.

Luego estuvo ocho años en Roma, en la Corte del Papa Gregorio IX, que lo conocía muy bien y sabía lo mucho que podía hacer y lo nombró su confesor, delegado suyo para varios asuntos y además le hizo un encargo que resultó un trabajo inmenso: tenía que recoger todos los decretos que había hecho los Papas hasta entonces y ordenarlo todo, según categorías y temas: es la gran obra de San Raimundo que se llama <<Las Decretales>>.

Vuelto, otra vez, a su convento en Barcelona, fue elegido Maestro General de los Dominicos, que quiere decir que es el Padre que manda en todos los dominicos del mundo. Un cargo muy difícil, pero que él llevó a cabo de la mejor manera. Sólo estuvo tres años como Maestro General, pero tuvo tiempo de repasar, aclarar y añadir lo que hacía falta a las Reglas de los Dominicos.

El Rey Jaime I, era un gran amigo suyo y lo tuvo, toda su vida, como un gran consejero. Todos los asuntos más importantes de sus reinos los exponía al buen dominico y siempre tenía consejo seguro para el monarca: testamento, sucesión, conquista de Valencia, cortes…

Y no sólo el Rey, toda clase de gentes, importantes o no, llegaban hasta San Raimundo para pedir su ayuda en consejo o en limosna y todos salían satisfechos de su trato. Murió casi a los 100 años con gran fama de santo. Fue canonizado por el Papa Clemente VIII el 29 de abril de 1601: el primer santo canonizado en el Vaticano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s