Ejercicio del 24 de cada mes: Diciembre – El santuario de María Auxiliadora.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen AuxiliadoraMotivación.

Para Don Bosco la construcción del hermoso santuario de María Auxiliadora en Turín vino a ser como la mejor expresión de su gratitud a la Virgen y su filial homenaje.

El Santuario es el centro de irradiación de la devoción a María Auxiliadora al mundo entero. Es la gran referencia mariana; <<llegó a ser para Don Bosco el centro de cohesión de sus obras, fuente de gracias y su Santuario para el mundo>> (P. Viganó)

En relación con el Santuario de Turín deben estar otros Santuarios, templos y capillas donde veneramos a la Virgen Auxiliadora.

Lo importante es que el lugar donde nos reunimos para honrar a la Virgen cumpla con los requisitos del estilo que Don Bosco quiso imprimirle al Santuario de Turín, centro y prototipo de la veneración a María Auxiliadora.

Lectura Salesiana.

El Santuario de María Auxiliadora como signo peculiar de la presencia materna y operante de María en la Iglesia.

Es un hecho que la existencia del Santuario de María Auxiliadora de Turín resultó para Don Bosco más significativa de lo que, acaso, él mismo pensara inicialmente.

Para Don Bosco el Santuario de Valdocco era la <<la Casa de la Auxiliadora>> desde donde María irradiaba su patrocinio sobre toda la Iglesia el mundo. Cuando Don Bosco habla de esta Casa pone de manifiesto las afirmaciones de la presencia viva y operante de María entre nosotros, de fuente abundante de gracia, de continuo resurgir de dinamismo apostólico, de clima de misericordia y esperanza, de voluntad de comprometerse al servicio de la Iglesia y de la sociedad.

En los Santuarios de María Auxiliadora, por tanto, María nos espera para:

  1. Unir y hacer crecer juntas nuestra piedad mariana con sentido de Iglesia en una forma inseparable. De ahí surgirá en nosotros un verdadero y propio compromiso apostólico eclesial poniendo al día y alimentando nuestra mentalidad en consonancia con las grandes preocupaciones de la Iglesia y con las urgentes necesidades de la sociedad, sobre todo en lo referente a la juventud y a los ambientes populares.
  2. Convertir nuestra visita a sus Santuarios y Templos en un momento de evangelización y catequesis, de escucha de la Palabra de Dios, para guardarla, como Ella, en nuestro corazón, haciendo nuestros criterios de pensamiento y de acción cada vez más conformes al evangelio de su Hijo Jesús.
  3. Llevarnos a un encuentro con Cristo y con toda la Comunidad Eclesial, especialmente en los Sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación.

Si en nuestras visitas al Santuario o Templo de María Auxiliadora nuestra vida se ve renovada en estas dimensiones, se hará realidad aquella frase que Don Bosco mandó esculpir en la fachada del Santuario de Turín: <<Ésta es mi Casa, desde aquí se difundirá mi gloria>>.

Dios nos habla (Juan 2, 1-12)

Como hemos podido ver en la lectura salesiana, la centralidad de la devoción mariana no está en María, está en Jesús. <<A Jesús por María>>. Ese fue el rol desarrollado por la Virgen en el conocido pasaje evangélico de la boda de Caná de Galilea. María pronuncia una frase clave que clarifica cual es su misión, y en qué consiste verdaderamente su grandeza. <<Hagan lo que Él les diga>>. Una frase que resume su vida, que señala su misión, que marca el rol que le corresponde.

Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino». Jesús le respondió: «Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía». Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que él les diga». Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: «Llenen de agua estas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete». Así lo hicieron. El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su o rigen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y les dijo: «Siempre se sirve primero el bu en vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento».

Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él. Después de esto, descendió a Cafarnaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos, y permanecieron allí unos pocos días.

Meditemos la Palabra.

Es un acierto evangélico saber dar paso al Señor. Es Él el verdadero protagonista en nuestra salvación. Nuestra gran tentación es hacernos centro, perdiendo de vista dónde está el manantial de gracia y poder de Dios.

Admirable el testimonio de Juan Bautista. Quiere ser sólo camino para que otros lleguen a Jesús. <<Es Él>>, señala, y añade: <<Es menester que Él crezca y yo disminuya>>.

Lo mismo hace la Virgen en Caná de Galilea. En forma muy discreta aparece para solicitar de Jesús el milagro, y discretamente desaparece luego para dejar en el centro a su Hijo Jesús. <<Hagan lo que Él les diga>>.

Para compartir.

Don Bosco afirmaba, al hablar de la intercesión de María: <<Ella lo ha hecho todo>>. ¿Qué sentido puede tener esta frase? Debemos completarla con lo que añade la Virgen: <<Hagan lo que Él les diga>>.

Con claridad lo percibe así Don Bosco cuando afirma: <<El amo de mis obras es Dios, Dios el inspirador y el sostenedor… la Virgen Santísima es mi protectora, mi tesorera>>.

¿Experimentamos en nuestro ambiente mariano que la devoción a la Auxiliadora, que fomentamos, nos hace más seguidores de Jesús o, quizás, nuestra devoción se queda en manifestaciones piadosas que no nos llevan a hacer lo que Jesús nos dice?

Una de las características del Santuario de Turín es la fuerte experiencia sacramental que en él se vive, ¿es nuestra Capilla, Parroquia, Santuario, un verdadero centro de espiritualidad cristiana como fruto de una verdadera espiritualidad mariana?

Invoquemos el Auxilio de María.

Auxiliadora y Madre, de labios de tu Hijo Jesús escuchaste que el verdadero elogio de tu grandeza y hermosura estaba no tanto en ser su madre sino en que tu verdadera maternidad, que fue tan plena, estaba en tu acogida de la Palabra de Dios y en haberla puesto en práctica.

Concédenos cumplir lo que tú nos recomiendas: <<Hagan lo que Él les diga>>, para poder, como tú, acoger a Jesús en nuestra vida, transformándola con el estilo y manera de ser del Señor.

Que nuestras actividades marianas sean actividades cristianas, y nuestras reuniones y nuestros templos sean lugares de encuentro donde una intensa vida cristiana sea el fruto de nuestra devoción filial a ti, que eres nuestra Madre y Auxiliadora. Amén.

María, Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s