11 de noviembre: San Martín de Tours

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, SantoralSan Martín de Tours,
obispo

San Martín es muy conocido por una escena que le ocurrió en su vida. Cuando era soldado un pobre le pidió algo de ropa para abrigarse y el santo, como no tenía nada para darle en aquel momento, rompió su capa en dos partes y le dio la mitad al pobre. Luego, es un santo muy querido por toda clase de gente, hay muchos pueblos, iglesias y hombres que llevan su nombre y es que San Martín fue un gran santo.

Nació hacia el año 317 en Panonia (Francia) y desde joven se hizo soldado, porque su padre también lo era. Pero un día se hizo cristiano y decidió salir del ejército. El emperador quería que se quedase unos años más, pero él estaba decidido a entregar su vida a Dios y no a las armas. Le plantó cara al emperador y dejó el ejército.

Entró como monje en un monasterio y, a los pocos años, fundó uno nuevo cerca de la ciudad de Poitiers, bajo la dirección de San Hilario.

En el año 371 fue elegido para ser obispo de Tours. Como tenía muy buena fama de santo, todo el pueblo aclamó a Martín como obispo. Tuvo que aceptar y se convirtió en un obispo bueno, preocupado por los pobres, a los que atendía personalmente, pedía a los ricos para dárselo a los que no tenían nada. Tuvo un enfrentamiento con el emperador porque no atendían bien a los pobres y Martín le decía que la justicia pedía que los pobres tuvieran casa y comida.

Pasaba el día rezando, siempre unido a Dios con el pensamiento. Cuando estaba haciendo otra cosa, él decía que su alma estaba con Dios. Conocía muy bien la Biblia y siempre acudía a ella para resolver los asuntos que le llegaban.

Aguantaba con gran paciencia todo lo malo que decían de él. Nunca se enfadaba. Todo lo tomaba con buen ánimo. Y si tenía que corregir a alguien lo hacía con tanta calma y bondad que nadie se sentía ofendido.

Cuando él empezó a ser obispo de Tours había muy pocos cristianos. Pudo decir con seguridad que, cuando estaba cerca de la muerte, el número de cristianos había crecido tanto que quedaban muy pocos paganos. Así fue de fuerte la acción de Martín en su diócesis.

Se puso muy enfermo en el mes de noviembre del año 397. Tenía 81 años, estaba muy cansado. Pero entonces los sacerdotes que estaban con él le pedían, llorando, que no se marchase, porque qué iban a hacer ellos sin su Padre, que hacía mucha falta en Tours y en los monasterios que había fundado. Fue cuando San Martín dijo una frase que ha quedado para siempre: <<Señor, si tú quieres que siga aquí, no rehúso el trabajo>>. Estaba dispuesto a seguir trabajando por Dios.

Murió el día 8 de aquel mes de noviembre. Todo el mundo cristiano proclamó su santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s