Novena en honor a Beata Encarnación Rosal: Día 09

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Novena, OraciónSeñal de la Cruz.

Pensaba y decía Madre Encarnación.

Procurad el aseo en vuestra persona, en vuestras oficinas y en todo lo que uséis, pues del aseo viene la buena salud, la plácida alegría y el sumo contento”.

Introducción.

En su celda albergaba una camita sin colchón, cubierta de una estela o manta y completada por una cajita de madera en que guardaba sus instrumentos de penitencia, cubierta por un pequeño paño y que le servía de almohada. Había dos pequeños asientos: uno para ella, y otro para la eventual visitante. En las paredes una cruz de madera, dos sencillos cuadritos y dos viejos cromos religiosos. Tenía dos hábitos, el que llevaba encima, siempre muy limpio y bien conservado, y el de repuesto. Nuestra madre la santa pobreza- solía decir-es una viejecita de humilde aspecto, pero muy limpiecita… En ese espíritu de austeridad y sobriedad formaba a sus religiosas y les inculcaba que no tuviesen nada de conservar y que para escribir una carta que fuese, debían pedir cada vez la pluma.  Por lo que toca a la castidad, declama la hermana Ocaña dio siempre señales y pruebas de ser modestísima, todo su aspecto respiraba espiritualidad y modestia, en el mirar, en el conversar y en el accionar.  Hay que ser cautos con los ojos aconsejaba y no mirar fijamente al interlocutor, porque es incluso falta de educación. No es admisible que las hermanas se acaricien; pero sí el abrazo fraterno cuando se despiden para casa lejanas. En los colegios inculcaba la modestia a las niñas y a las jóvenes y velaba también para que en las conversaciones de religiosas no cayesen en lo mundano. En punto de obediencia podría decirse en elogio suyo que anduvo afiliada a la más estricta escuela Ignaciana. En lo que practicaba y en lo que enseñaba y pedía a sus religiosas. Su comunidad supo siempre que ella era obedientísima a sus directores espirituales y que cuando se enfermaba cumplía con la más ejemplar misión las órdenes de sus enfermeras. No olviden hermanas, decía en sus conferencias o exhortaciones, que el gran modelo de obediencia es Cristo y que Él la mayor parte de su vida la pasó en la oscuridad de la obediencia.

Oración para todos los días.

Padre nuestro, Señor del cielo y de la tierra, te bendecimos y te alabamos porque te dignaste revelar los profundos secretos de tu amor a tu hija Encarnación Rosal.

Concédenos., te rogamos, que imitando su encendido amor al Corazón Dolorido de Jesús dediquemos nuestras vidas, con valor y constancia, a amar y reparar a nuestro Redentor en los hermanos pobres y necesitados según las obras de misericordia.

Por intercesión de la Madre Encarnación te pedimos además nos concedas la gracia que ahora necesitamos… (se hace una petición personal). Así sea.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Día 09: La Madre y su compromiso religioso.

Padre amante de los hombres, tu hija María Encarnación Rosal alimentó su espiritualidad y la del Instituto Bethlemita en el fuego del Corazón de Cristo y convirtió su vida en perpetua oblación. Concédenos amar vivamente a Jesús y expresarlo en hacer del Evangelio el camino para llegar a tu corazón de Padre y al corazón de nuestros hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Petición de la Gracia.

Vivir con fidelidad mi consagración religiosa.

Señal de la Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s