Novena en honor a Beata Encarnación Rosal: Día 08

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Novena, OraciónSeñal de la Cruz.

Pensaba y decía Madre Encarnación.

Sufres porque no eres humilde, porque quien es humilde no sufre nada”.

Introducción.

El 8 de diciembre se representaba ante toda la comunidad una loa muy expresiva a la Virgen Inmaculada, pues tenía mucha devoción a ese misterio. Pero ningún día tan encantador e inolvidable como el 25 de diciembre, la fiesta más propia de las Bethlemitas. En la noche buena después de una veladita alusiva al Misterio, salían del colegio las religiosas para cantar maitines, luego iban a adorar al Niño, llevando instrumentos para acompañar los villancicos, a veces compuestos por la Madre, y por fin quemaban un castillo de pólvora que con sus luces y estruendos, colmaba de alborozo a las colegialas. En seguida, las campanas anunciaban jubilosas la solemne misa de media noche, que se cantaba con entusiasmo y fervor, teniendo delante el pesebre, a cuyo arreglo acudían todas las hermanas, presentando cada una su ofrenda, consistente en algún adorno para el mismo.  Especialmente, el último año que pasaron en aquel inolvidable convento, el pesebre fue cosa de admirar. Y fue entonces cuando la Madre Encarnación tuvo un detalle o rasgo de cariño. Para el día de Navidad mandó que cada una le dijera con franqueza qué era lo que le gustaría comer. Oído y conocido, la Madre se fue a la cocina y ordenó a las encargadas de ese servicio que lo prepararan todo a gusto de las comensales. Todas estuvieron contentas y elogiaron la copiosa ternura de la Madre Encarnación. Minucias quizás, costumbres del pasado lejano, anécdotas sencillas, que dan un toque de realidad y de poesía al mismo tiempo a las evocaciones de una vida y de la historia de una comunidad.

Oración para todos los días.

Padre nuestro, Señor del cielo y de la tierra, te bendecimos y te alabamos porque te dignaste revelar los profundos secretos de tu amor a tu hija Encarnación Rosal.

Concédenos., te rogamos, que imitando su encendido amor al Corazón Dolorido de Jesús dediquemos nuestras vidas, con valor y constancia, a amar y reparar a nuestro Redentor en los hermanos pobres y necesitados según las obras de misericordia.

Por intercesión de la Madre Encarnación te pedimos además nos concedas la gracia que ahora necesitamos… (se hace una petición personal). Así sea.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Día 08: La Madre y el amor al Niño de Belén.

Señor, tú concediste a la Beata Madre María Encarnación Rosal la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, en el misterio de Belén, concédenos también a nosotros, por su intercesión, la gracia de vivir nuestra vocación, para que así podamos servir fielmente a Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Petición de la Gracia.

Vivir lo que contemplamos en la Oración ante el Misterio de Belén.

Señal de la Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s