Ejercicio del 24 de cada mes: Octubre – Auxiliadora Educadora, en tus manos me vengo a poner

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen AuxiliadoraMotivación.

Las Constituciones de los Salesianos son un claro rayado de cancha que ubica y clarifica la dimensión fundamental de la misión salesiana: “todos y en todo momento somos educadores de la fe: Caminamos con los jóvenes para llevarlos a la persona del Señor resucitado, de modo que descubriendo en Él y en su Evangelio el sentido supremo de su propia existencia, crezcan como hombres nuevos. La Virgen María es una presencia materna en este camino. La hacemos conocer ya mar como a la Mujer que creyó y que auxilia e infunde esperanza” (art. 34)

Si el Concilio nos presenta a la Virgen cuidando como amor materno a los hermanos de su Hijo que todavía peregrinan…, y coopera con amor de madre a su generación y educación, ¡con cuánto cariño maternal lo hará con quienes, en su debilidad, necesitan mayor ternura y orientación!

Lectura Salesiana.

Entre los secretos valorados sólo por los católicos, además de la Confesión y la Comunión hay que colocar un tercero: una devoción filial y afectuosa a María. De hecho en su programa educativo Don Bosco asignó a la Virgen un rol delicado e importante. La presentaba como Madre del Señor y Auxilio de los cristianos y, por lo tanto, preocupada de acompañar con sus cuidados maternos a los muchachos del Oratorio.

Con absoluta certeza Don Bosco decía a sus chicos: “Delante de Dios les aseguro: ‘Cuando un joven entra en una casa salesiana la Virgen Santísima lo toma enseguida bajo su protección especial'”. Y luego les decía: ‘Todos, grandes y pequeños, no se olviden nunca de María Santísima Auxiliadora. Recuerden que Ella les ha reunido aquí para que se amen como hermanos'”.

Hoy es necesario tener la valentía de preguntarse si se toma en cuenta a María en la educación de los jóvenes. Como el joven apóstol Juan, junto a la cruz, hay que recibir a María como madre y acogerla en la propia casa. Hay que acostumbrarse a rezarle juntos y a contagiar a los m muchachos con un clima de sólida espiritualidad.

Palabra de Dios.

El misterio de la Encarnación, el hecho de que el Hijo de Dios se hiciera uno de nosotros, igual en todo menos en el pecado, hizo que tuviera necesidad, siendo niño, adolescente y joven, de una especial atención materna y educativa por parte de María. De Ella aprendió Jesús a conocer y amar al Padre, a rezarle, a familiarizarse con las Sagradas Escrituras; siendo niño de labios de su madre, de su estilo de ser, de su experiencia y testimonio debió aprender a ser un judío creyente y observante. A ello le llevó el misterio de su encarnación. Sorprende el pensarlo. Lucas lo resume en pocas palabras; en ellas va condensada la experiencia educativa de Jesús en la escuela de María.

Lucas 2, 39-40: “Una vez que cumplieron todo lo que ordenaba la Ley de Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se desarrollaba lleno de sabiduría, y la gracia de Dios permanecía con él“.

Lucas 2, 51-52: “Jesús entonces regresó con ellos, llegando a Nazaret. Posteriormente siguió obedeciéndoles. Su madre, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón. Mientras tanto, Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia, ante Dios y ante los hombres“.

Meditemos la Palabra.

Nazaret fue un período de la vida de Jesús que no fue vacío y sin sentido, todo lo contrario, fue un tiempo fecundo de salvación. Nazaret consagra y santifica lo cotidiano de nuestra vida, lo que cada día hacemos sin mucho relieve pero no, por ello, falto de hermosura y dignidad. En el proyecto de Dios todo es válido y provechoso. Y una de las cosas más maravillosas que el evangelio nos destaca en ese período de Nazaret fue el misterioso proceso de crecimiento y de la educación de un niño, de un joven, en este caso Jesús. Es el modelo y la mejor referencia para la educación de todo niño. Y ¿cómo no destacar la presencia y cercanía educativa de la Madre de Jesús? Su buen estilo de hacer nos lleva a fijar en ella los ojos para aprender en su escuela, la escuela donde aprendió Jesús, el sistema educativo que nos garantiza la mejor realización del proyecto de Dios, que es cada niño o cada joven que educamos.

Para compartir.

Don Bosco nos afirma que la Auxiliadora tiene una predilección especial para quienes Ella conduce al ambiente salesiano. Fue Ella, en el sueño de los nueve años la que ordena a Juanito Bosco que se ponga al frente de aquellos muchachos para educarlos y orientarlos dándole un método educativo eficaz para la tarea que le confía.

¿Sentimos hoy que la Virgen sigue siendo la guía y orientadora nuestra en la tarea de educadores que llevamos adelante en la familia, en las obras salesianas? ¿Tomamos en cuenta, como Don Bosco, a la Virgen en la educación de los jóvenes? ¿Les hacemos sentir la cercanía maternal de María en la educación de su fe?

Invoquemos el auxilio de María.

María, nuestra Madre y Maestra, tú viviste la extraña y maravillosa experiencia de ver crecer a Jesús niño aprendiendo de tus labios, de tu forma de ser y tu estilo de expresarte, tantas maravillas que luego sirvieron a tu Hijo en la predicación de su Evangelio. Él que se presentó a todos como “camino, verdad y vida” te tuvo a ti como su Maestra, sorprendiéndote al tener como discípulo a quien te había llenado de su Espíritu con sus dones de sabiduría y ciencia.

Sigue siendo también para nosotros la Maestra sabia en cuya escuela se aprende la verdadera ciencia. Así te presentó Jesús a Juanito Bosco en el sueño de los nueve años, prometiéndole tú acompañarlo en la desafiante aventura de ponerse al frente de sus jóvenes, tus hijos.

Llevados de tu mano nos encontraremos con Jesús, único sentido de nuestra vida. Acompáñanos en la difícil tarea de ser educadores de la fe de quienes nos confías para cuidarlos y orientarlos al Señor.

Madre Auxiliadora, Estrella de la Nueva Evangelización, bendícenos y oriéntanos. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s