Novena en honor a Beata Encarnación Rosal: Día 06

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Novena, OraciónSeñal de la Cruz.

Pensaba y decía Madre Encarnación.

Corazón de Jesús, afligido, pero siempre fino para con los hombres, aun con los más rebeldes y desconocidos”.

Introducción.

En medio de las grandes dificultades y luchas de todo género, la Madre Encarnación supo mantenerse fiel al Señor en la práctica de la oración; en ella encontraba luces para su mente, fortaleza para su corazón y crecimiento para su fe. Multiplicaba intensamente las penitencias, uniéndose a los sufrimientos de Cristo en su Pasión, y ofreciendo sus dolores y penas por la salvación del mundo. Escogida por Dios para realizar una misión en la Iglesia, El mismo la prepara en el crisol del sufrimiento moral que va purificando su corazón, haciéndola merecedora de una gracia de predilección del mismo Corazón de Jesús. El Señor, pródigo en bondad, responde generosamente a la fidelidad de su sierva, manifestándosele de manera confidencial. “Un día, en la madrugada del jueves santo de 1857, próxima ya la hora del amanecer, fue al coro de la Iglesia y comenzó a meditar sobre la traición de Judas y el dolor que Cristo experimentó en la agonía de Getsemaní”. Estando en oración –narra la misma Madre- “oí una voz interior que me decía: ´No celebran los Dolores de mi Corazón´” Palabras que fueron para la Madre, una llamada, una invitación particular a honrar y desagraviar el Corazón de Cristo por la maldad, ingratitud y pecados de los hombres. No había duda alguna: el mismo Señor premiaba a su fiel sierva con una confidencia que la convirtió en depositaria de una misión especial en la Iglesia: Honrar el Corazón de Jesús en sus Dolores Internos, Misión que la Madre cumplió con todo el ardor de su corazón.

Oración para todos los días.

Padre nuestro, Señor del cielo y de la tierra, te bendecimos y te alabamos porque te dignaste revelar los profundos secretos de tu amor a tu hija Encarnación Rosal.

Concédenos., te rogamos, que imitando su encendido amor al Corazón Dolorido de Jesús dediquemos nuestras vidas, con valor y constancia, a amar y reparar a nuestro Redentor en los hermanos pobres y necesitados según las obras de misericordia.

Por intercesión de la Madre Encarnación te pedimos además nos concedas la gracia que ahora necesitamos… (se hace una petición personal). Así sea.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Día 06: La Madre confidente del Corazón de Jesús.

Padre santo, tú concediste a tu sierva María Encarnación Rosal un amor entrañable al Corazón de Cristo Jesús y un ardoroso deseo de reparación y de servicio a sus hermanos, enséñanos a amar a tu Hijo en los demás y a servirle en los más pobres. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Petición de la Gracia.

Contemplación del Dolor del Señor.

Señal de la Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s