Conversión de una señora anglicana

Una señora anciana, protestante de religión, tenía a su servicio una doncella católica. Conociendo que se acercaba su última hora, hizo llamar al pastor protestante. Era un hombre pequeño, grueso y de aspecto bonachón.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora

Recitó algunos pasajes del Antiguo Testamento y, al acabar, cierra el libro, y, dirigiéndose a la enferma, en tono confidencial, le dice: “Señora, crea, y con tal que tenga usted fe, se salvará”. Unos momentos de silencio y la doncella irlandés: “Pero señor ministro, Judas creía en la divinidad de Jesucristo y se condenó. El demonio también cree en Dios y sigue en el infierno”.

No esperaba la objeción. Sorprendido, responde unas palabras tranquilizadoras y sale de la habitación. Llamado por la irlandesa, un sacerdote instruye a la enferma, recibe su abjuración y le administra los sacramentos. Admirado el sacerdote de tan rápida conversión, pregunta:

¿Y qué cree usted haber hecho para merecer esta gracia de Dios?
No sé. Hace más de veinte años que entré por curiosidad en una iglesia católica. El sacerdote y los fieles repetían unas palabras que no entendí, pero me gustaron: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. Desde entonces las he repetido todos los días.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s