Novena en honor a Beata Encarnación Rosal: Día 04

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Novena, OraciónSeñal de la Cruz.

Pensaba y decía Madre Encarnación.

Fortalece, dulce madre, nuestras almas para que no nos apartemos jamás de tu devoción”.

Introducción.

En la Adolescencia: En este mes de octubre, consagrado a Nuestra Señora del Rosario, Vicenta sigue siempre con gusto el ritmo anual de la liturgia y de la piedad popular, está acudiendo a la iglesia a rezar con el pueblo la novena de la Virgen del Rosario que allí tiene su particular capilla. “En el camarín descubierto -describe Beth-Mar- está la imagen de la Señora, vestida de blanco y de oro, tiene en sus brazos al Niño que con la cabecita inclinada hacia un lado, duerme juguetón, ostentando en sus rodillas las rosetas de oro que señalan una unción santa. Es la Reina de Quetzaltenango; ellos conservan cuidadosamente la fe robusta que sembraron los hidalgos españoles. Dios te Salve María. Allí está María Vicenta arrodillada ante su Reina por la fuerza del amor, pero subyugada por la interior batalla de su vocación”.

Su tarea de Vicaria: Los seis años que corrieron desde su designación para prefecta de las niñas en 1843 hasta su elección para vicaria y maestra de novicias en 1849 estuvieron dedicados al colegio y al ministerio de la pedagogía. Ya de este año en adelante, su misión se concentraba en la propia comunidad en donde había tanto que hacer y mejorar. Después de la elección, hay memoria de que se apresuró a practicar un acto que denotaba su filial devoción a la Virgen: Fue a postrarse delante de una imagen de María y haciéndole la entrega de los dos empleos que acababan de encomendarle, le pidió la gracia de cumplirlos de la mejor manera. Concluidas las tradicionales fiestas que se acostumbraban en el convento con motivo de las elecciones, la Madre Encarnación se dirigió a la celda de la Madre Mercedes, la priora y le expresó sus sentimientos de adhesión y colaboración que la animaban.

Oración para todos los días.

Padre nuestro, Señor del cielo y de la tierra, te bendecimos y te alabamos porque te dignaste revelar los profundos secretos de tu amor a tu hija Encarnación Rosal.

Concédenos., te rogamos, que imitando su encendido amor al Corazón Dolorido de Jesús dediquemos nuestras vidas, con valor y constancia, a amar y reparar a nuestro Redentor en los hermanos pobres y necesitados según las obras de misericordia.

Por intercesión de la Madre Encarnación te pedimos además nos concedas la gracia que ahora necesitamos… (se hace una petición personal). Así sea.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Día 04: La Madre Encarnación junto a nuestra Señora.

Padre amoroso, tú enseñaste a tu hija María Encarnación Rosal a convertir su existencia en oblación continua para así unirse a la Pasión de tu Hijo; concédenos por su intercesión ser víctimas vivas para tu alabanza y dedicarnos al servicio de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Petición de la Gracia.

Aprender de nuestra Señora a guardar todo en el corazón.

Señal de la Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s