Novena en honor a Beata Encarnación Rosal: Día 01

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Novena, OraciónSeñal de la Cruz.

Pensaba y decía Madre Encarnación.

No tenía en mis dificultades más que levantar mis ojos al cielo. Con sólo esto como que mi alma recibía nueva fuerza para proseguir”.

Introducción.

Toda la vida de la Beata María Encarnación fue una respuesta al Evangelio. Por su gran fe y caridad ardiente se mantuvo fiel a Dios en todo su proceder. Vivió profundamente la confianza en el Señor, y en sus mayores dificultades encuentra fortaleza en su gran recurso a la oración ante el Santísimo Sacramento. En sus obras, buscaba solamente la gloria de Dios y el hacer su voluntad. El amor de Dios le condujo a la práctica de las virtudes cristianas en general, y a una entrega desinteresada a sus hermanas de comunidad y a la misión apostólica.  En la Madre Encarnación el anhelo de cumplir con su misión acrecienta en ella el deseo de servir con generosidad y apertura, dispuesta a entregarse a los planes de Dios. Todas las obras que lleva a cabo tienen el sello de la fe, la fraternidad y la sencillez. Su deseo de servir le anima a dirigir sus pasos a regiones lejanas, donde ella pueda encender la llama del amor a Cristo. (Carisma y Espiritualidad Betlemita, Ana Lucia O.)

Oración para todos los días.

Padre nuestro, Señor del cielo y de la tierra, te bendecimos y te alabamos porque te dignaste revelar los profundos secretos de tu amor a tu hija Encarnación Rosal.

Concédenos., te rogamos, que imitando su encendido amor al Corazón Dolorido de Jesús dediquemos nuestras vidas, con valor y constancia, a amar y reparar a nuestro Redentor en los hermanos pobres y necesitados según las obras de misericordia.

Por intercesión de la Madre Encarnación te pedimos además nos concedas la gracia que ahora necesitamos… (se hace una petición personal). Así sea.

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Día 01: La fe de nuestra Madre Encarnación.

Padre santo, tú concediste a tu sierva María Encarnación Rosal un amor entrañable al Corazón de Cristo Jesús y un ardoroso deseo de reparación y de servicio a sus hermanos, enséñanos a amar a tu Hijo en los demás y a servirle en los más pobres. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Petición de la Gracia.

Que el Señor aumente nuestra Fe.

Señal de la Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s