SUEÑO 31. 1861. Las dos casas

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, San Juan Bosco, Don BoscoEn el mes de mayo de 1861 se hizo una vez más palpable la protección de María Auxiliadora sobre el Oratorio.

Carlos Buzzetti estaba ultimando las últimas construcciones que le habían sido confiadas y llevaba los trabajos con tal rapidez que, en el mes de noviembre, las obras estaban terminadas. Con todo, había que dar los últimos retoques al subterránea que serviría de cantina; estando en estos trabajos, uno de los arcos cedió. Era pleno día y los albañiles estaban quitando la armadura de este. Uno de los obreros quedó suspendido en el aire por un travesaño, pero deslizándose sobre el mismo pudo llegar al vano de una venta­na. Otro quedó sostenido por un trozo de arco que no llegó a des­prenderse. Un tercero estuvo a punto de ser alcanzado por una viga, pero esta, al caer, quedó apoyada en el muro a poca distancia del afortunado. El cuarto quedó sepultado bajo un montón de escom­bros. Al oír el ruido producido por el derrumbamiento acudió personal de todas partes de la casa. Se temía que uno de los albañiles estuviese malherido o muerto bajo el peso de los ladrillos. Con gran inquietud se comenzó el desescombro. ¡Gracia singular de María! El obrero fue extraído sin herida grave alguna. Las pocas contusiones sufridas desaparecieron pronto y su salud no sufrió quebranto alguno.

Según cuenta Anfossi, también Don Bosco al oír lo ocurrido acudió inmediatamente, pero al encontrarse con Buzzetti; que venía a comunicarle que no había sucedido desgracia alguna, sonriendo, según su costumbre, dijo:

—El demonio ha querido meter el rabo una vez más, pero ¡adelante!, nada hay que temer.

Algunas noches después de este incidente, Don Bosco tuvo un sueño que le recordó otro habido en 1856 cuando se derrum­bó parte del edificio en construcción.

***************************************************************

Le pareció encontrarse en su habitación preocupado por aquella catástrofe, cuando vio entrar al Canónigo Gastaldi, que le dijo:

—No se aflija porque se le haya caído la casa.

Don Bosco lo miró fijamente, extrañado de aquellas palabras, y el canónigo, después de mirarle a él, continuó:

—No se aflija porque se le haya caído la casa; surgirán dos: una para los sanos y otra para los enfermos.

***************************************************************

El Santo recordó siempre este sueño y esta promesa, persuadido de que con el tiempo se levantaría cerca del Oratorio una Casa hospital, grande o pequeña, no importa, provista de todo lo ne­cesario para atender a los salesianos y a los alumnos enfermos.

Carlos Buzzetti comenzó a frecuentar el Oratorio en 1842, era en­tonces peón de albañil y con el tiempo llegaría a ser maestro de obras.

Era natural de Caronno Ghiringhello y en ese mismo tiempo llevó a su hermano José a Turín para que aprendiese también el oficio de albañil; pero el muchacho se aficionó tanto con Don Bosco y a su Oratorio que, a veces, prefería quedarse con el Santo en vez de ir a pasar los primeros días del invierno con su familia, como hacían sus hermanos y sus amigos.

El Canónigo Gastaldi nació en Turín el mismo año que Don Bosco. Habiendo sido elevado a la Sede Arzobispal de San Máxi­mo a propuesta del Santo, este nombramiento fue causa de una de las más dolorosas pruebas con que la Providencia qui­so acrisolar la virtud de Don Bosco.

Murió el 25 de marzo de 1883.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s