Tema 06: Una descripción de María Auxiliadora

La advocación de la Virgen “que trae auxilios del cielo” se remonta a la Antigua Grecia, como ya hemos visto anteriormente, sin embargo, la imagen que se conoce alrededor del mundo surge en el año 1865 gracias al cuadro pintado por Tomas Lorenzone por encargo de Don Bosco, aunque la idea original era muy diferente del que conocemos en la actualidad.

Don Bosco había pensado un cuadro con muchísimos elementos: En lo alto, María Santísima entre los coros angélicos; en torno a Ella y más cerca los apóstoles, después los mártires, los profetas, las vírgenes y los confesores. En tierra, los emblemas de las grandes victorias de María y los pueblos de las distintas partes del mundo con las manos levantadas pidiendo auxilio.

Sin embargo, el pintor le indicó a Don Bosco que las medidas del cuadro que pedía eran demasiado grandes y no había lugar donde se pudiese llevar a cabo, por lo cual el santo se vio obligado a modificar su visión.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, ADMA, ADMA Las Charcas, FormaciónDESCRIPCIÓN DEL CUADRO

Tiene poco más de siete metros de alto por cuatro metros de ancho.

La Virgen Santísima campea en un mar de luces y majestad, hallada sobre un trono de nubes. Está cubierta por un manto sostenido por un grupo de ángeles, los cuales, formando una corona alrededor de la Madre de Dios, le rinden honores como a su Reina. En su mano derecha sostiene el cetro, que simboliza su poder, aludiendo a las palabras que Ella ha dicho y encontramos en el Evangelio: ‘Fecit mihi magna qui potens est‘ (Magníficat). En su mano izquierda sostiene al Niño Jesús, quien se presenta con los brazos abiertos, en señal de ofrecimiento de sus dones y su misericordia a todo aquel que recurra a su augusta Madre.

Sobre su cabeza porta una corona, con la que ha sido proclamada como Reina del cielo y tierra y todo lo creado. De la parte de arriba sale un rayo de luz celestial que, brotando desde el ojo de Dios, va a posarse sobre la cabeza de María. En él está escrita la frase: ‘El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra’. Siempre desde la parte superior pero proveniente del otro lado, descienden otros rayos de luz que nacen de la paloma, representando al Espíritu Santo, y se posan también en la cabeza de la Virgen; en los mismos se leen las palabras: ‘Ave María’, recordando así el saludo hecho por el Arcángel San Gabriel a María cuando, en nombre de Dios, le anunció que sería ella la Madre del Salvador.

Un poco más abajo se encuentran los santos Apóstoles y los evangelistas san Lucas y san Marcos, en tamaño ligeramente mayor al natural. Aparecen como transportados por un dulce éxtasis exclamando: <<Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros>> y mirando atónitos a la Virgen, que aparece majestuosa sobre las nubes.

En el fondo del cuadro surgen la ciudad de Turín y varios devotos que están agradeciendo a la Virgen todos los favores recibidos y le suplican que siga mostrándose como Madre de Misericordia en los graves peligros de la vida.

MENSAJE DE LA PINTURA DE DON BOSCO

Don Bosco buscó que, a través del cuadro, se pudiese transmitir un mensaje muy concreto sobre la Virgen María. María es Madre y modelo de la Iglesia en donde se puede apreciar que el rostro de la Madre es igual al rostro del Hijo; está siendo sostenida por san Pedro y san Pablo y rodeada por los Apóstoles y Evangelistas; esto significa: una sola Iglesia apostólica y misionera.

La Virgen se presenta como la mujer signo del Apocalipsis, pero de una manera amorosa, con los brazos abiertos ofreciéndonos a su Hijo y recibirnos como Madre. El Niño Dios muestra también los brazos abiertos, ofreciendo su misericordia a todo aquel que acude a su Madre. En la parte de abajo del cuadro se ve el edificio del Oratorio, que es la forma de expresar que Ella brinda una protección particular de Dios por la salvación de los jóvenes.

SIMBOLOGÍA DE LA REPRESENTACIÓN DE MARÍA

En la pintura que fue inspiración de Don Bosco y de la cual el propio Lorenzone diría que, al pintar el rostro de la Virgen, fue una mano invisible la que guiaba los pinceles, podemos encontrar muchos símbolos con grandes significados.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, ADMA, ADMA Las Charcas, FormaciónVirgen María de pie. En el centro del cuadro, se encuentra “verticalmente dominante“, es un símbolo referido a la Inmaculada Concepción (día en que inició la obra de Don Bosco) y a la Madre de Dios: luna, estrella, aurora, trono, lugar elevado y santo, torre de David. La verticalidad expresa la asunción hacia la esfera divina, como creatura que ha sido escogida y consagrada.

Una doble coronación, la corona de estrellas y la corona real. Las estrellas representan la cercanía a la divinidad; el número doce representa a las doce tribus de Israel o a los doce Apóstoles. Dichas estrellas poseen seis puntas, es decir son la intersección de dos triángulos ya que en la antigüedad se consideraba como símbolo de María y representaba el encuentro entre el Cielo y la Tierra. La corona dorada, simbolizando el oro, representa que María es una reina que porta los símbolos de poder: vestida Ella y el Niño Jesús con atuendos reales inspirados en las monarquías europeas, con el cetro en su mano. Tanto la corona de María como la que porta el Niño Jesús en su cabeza, están rematadas al centro por una estrella, ya que María es la “Stella Maris“, es decir, la estrella de mar que guía a los navegantes, que somos todos nosotros, hacia puerto seguro.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, ADMA, ADMA Las Charcas, FormaciónEl cetro, insignia de poder y de gobierno, simboliza a María como reina que siempre actuará en favor de su pueblo, nosotros sus hijos, ya que ella es nuestra Madre que guía, protege e incluso combate por nosotros, quienes acudimos a Ella con total confianza.

Las vestimentas de María Auxiliadora, un vestido de color rosado, que representa el amor traducido en la obediencia, sencillez, femineidad, pureza y respeto; un manto sobre sus hombros de color Azul, símbolo de la realeza de María que lo expresa en su servicio, entrega y lealtad a Dios. El Niño Jesús, por su parte, viste una túnica verde, sin costuras, tejida de una pieza de arriba abajo, otro símbolo mesiánico que recuerda el reparto de los vestidos de Cristo: “La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo“. Porta también un manto de color dorado o naranja.

DESCARGA LA PRESENTACIÓN Y MATERIAL DE ESTE TEMA PRESIONANDO AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s