Una curación de Tifoidea

Según cuenta el salesiano Don Bonnetti, una joven aristócrata sufría de fiebres tifoidea, por lo que sus papás sabían que moriría; pero no querían que muriera sin recibir la bendición de María Auxiliadora, así que acudieron a recibir dicha bendición.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco

Entre tanto, una tía de aquella joven llevó una medalla de María Auxiliadora y, llena de fe, la colocó en el cuello de la enferma. La fiebre empezó a ceder al punto de que desapareció todo el peligro que significaba la tifoidea quedando totalmente sana.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s