28 de agosto: San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona,
Obispo.

San Agustín es uno de los santos más grandes de la historia. Destacó en todas las circunstancias de la vida: fue un gran obispo, teólogo, filósofo, predicador, escritor, poeta. Todo lo hizo bien, desde que se convirtió en amigo de Jesús.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo, Santo del Día, Santoral Diario

Fue hijo de Patricio, un funcionario de Tagaste y de Santa Mónica, la buena madre que, siempre preocupada por su hijo, consiguió con sus oraciones y lágrimas, que su Agustín se convirtiese en un buen cristiano.

Nació en Argelia el 13 de noviembre del año 334. Tuvo dos hermanos, Navigio y una hermana de la que no conocemos el nombre.

Su madre lo inscribió en la Iglesia cristiana como catecúmeno, que eran los que se preparaban para el bautismo, pero él no hizo caso de la preparación y se quedó sin bautizar. Dándose cuenta sus padres de la inteligencia del pequeño Agustín lo mandaron a estudiar a una ciudad cercana, Madaura. Estudió bien y con mucho interés. Cuando ya no podían enseñarle nada más en Madaura, pasó a la capital, Cartago. Al terminar ya era profesor.

Se marchó de su casa y se hizo profesor en su pueblo, en Cartago, en Roma y en Milán. Pero allá donde iba Agustín no se sentía a gusto, notaba que le faltaba algo muy importante, se había apuntado a la secta de los maniqueos, pero no le convencía nada de aquella doctrina. Por fin en Milán oyó un sermón del obispo, San Ambrosio y siguió yendo a la iglesia para oír más veces al santo obispo. Le convenció y la fuerza de la fe lo cambió por dentro. Se preparó bien, y en la noche de Pascua del año 387 recibió el bautismo.

Hecho ya cristiano, quiso entregarse por completo a Dios y, al poco tiempo, recibió la ordenación sacerdotal en su tierra, en enero del año 391. Fue consagrado obispo de Hipona en el año 397. Y allí se quedó ya para siempre.

Como obispo destacó pronto por la sabiduría con que predicaba, por la bondad con que regía su diócesis y por el cariño que le tenían sus diocesanos. Hasta hoy han llegado sus escritos, libros, cartas, sermones. En ellos trata de todos los temas que puedan interesar a los cristianos y en ellos explica siempre bien la doctrina de Jesús. Escribió a favor de la Iglesia, en contra de las herejías, exaltando a Jesús, a la Virgen María, a los santos. Los cristianos de Hipona acudían todos a oír sus sermones, que les hacían ser mejores hijos de Dios y hermanos de los demás.

Murió el gran obispo y doctor el 28 de agosto del año 430.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s