24 de agosto: San Bartolomé

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo, Santo del Día, Santoral DiarioSan Bartolomé,
Apóstol.

La Iglesia siempre celebra la fiesta de los apóstoles con especial fervor, porque ellos fueron los elegidos por Jesús para continuar su obra. Los apóstoles fueron los que, al subir Jesús al cielo, se encargaron de que todo lo que había dicho Jesús lo oyesen en todo el mundo. Jesús nunca salió de su país a predicar, y los apóstoles pensaron que ellos también deberían predicar el Evangelio sólo en Israel, pero poco antes de subir al cielo Jesús les dijo: “Id al mundo entero y predicad el Evangelio”.

Ellos le hicieron mucho caso, porque se marcharon a todas partes a anunciar lo que Jesús había hecho y dicho, para que todos pudiesen salvarse e ir al cielo.

San Bartolomé fue uno de estos valientes apóstoles elegidos por Jesús. También se le llama Natanael y conoció a Jesús de una forma muy curiosa. Te la cuento. Un día San Felipe se encontró con su amigo Bartolomé y le dijo: “Conozco a Jesús de Nazaret, de quien se habla en la Sagrada Escritura”. Bartolomé, dudando mucho de lo que decía, le contesto: “¿De Nazaret puede salir algo bueno?”. “Ven y lo verás”, le dijo Felipe.

Cuando Jesús los vio venir a los dos dijo a los que estaban con él: “Ahí viene un israelita de verdad. Nunca dice mentiras”. Asombrado Bartolomé le dijo a Jesús: “Maestro, ¿de qué me conoces?”. Y Jesús le dijo: “Cuando estabas debajo de la higuera, te vi”. Es que Bartolomé estaba acostumbrado a sentarse por las tardes a la sombra de una higuera que tenía a la puerta de su casa para leer tranquilamente la Sagrada Escritura y Jesús lo vio varias veces. Bartolomé en ese mismo momento creyó en Jesús y le dijo: “Maestro, Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el rey de Israel”. Y ya se quedó para siempre con Jesús.

Cuando resucitó el Señor, Bartolomé se convirtió en uno de los testigos de su muerte y resurrección y, como los demás apóstoles, se marchó a tierras lejanas para anunciar la salvación que había traído el Señor. Se cuenta que predicó en Irak, Irán y que llegó hasta la India. Aún quedan recuerdos en iglesias y monasterios de su paso por allí.

Murió, con buen testigo, entregando su vida por Jesús. Los enemigos de la nueva religión cristiana lo detuvieron y le obligaron a renunciar a su fe en Jesús, pero él se negó siempre porque prefería morir antes que renegar de su fe. Fue fiel hasta el final al reconocimiento de Jesús que había dicho el día que lo conoció: “Tú eres el Hijo de dios, Tú eres el rey de Israel”.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s