20 de agosto: San Bernardo de Claraval

San Bernardo de Claraval,
Abad y Doctor.

Este gran santo fue uno de los que más hicieron por el aumento de la vida en los monasterios y para dar a conocer a todos el amor de Dios que se manifiesta en la Virgen María.

Nació en el castillo de Fontaines (Francia) en el año 1090. Tuvo una buena educación cristiana, de la que se preocupó mucho su madre. Mientras ella vivió, Bernardo fue un niño piadoso y obediente. Pero cuando la madre murió, el joven, que ya tenía 17 años, se vio desorientado. Algunos amigos lo apartaban de Dios, se olvidaba de rezar y prefería las fiestas entre jóvenes al estudio y la oración.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo, Santo del Día, Santoral Diario

Un día oyó hablar del Císter, que era un monasterio en el que un santo abad, Esteban Harding, se había propuesto que sus monjes viviesen según se le había ocurrido a San Benito. La idea le gustó mucho a Bernardo, pero no quiso marcharse solo a vivir la vida de un monje. Contó su idea y convenció a dos hermanos suyos, a un tío y a 27 amigos. Todos entraron en el Císter y empezaron una vida religiosa completamente entregados a lo que Dios quería allí: oración, estudio y trabajo.

Bernardo se tomó tan en serio la vida de monje, tan bien lo hacía, que su abad lo mandó como superior a un nuevo monasterio, Claraval, que tenía que vivir igual que se hacía en el Císter. A los pocos años era nombrado abad del nuevo monasterio. Siguió atrayendo a muchos jóvenes para ser monjes. Enseñaba a toda su comunidad las verdades de Dios y el amor a la Virgen. Tal era su fuerza para convencer que, cuando murió, su monasterio había fundado 63 monasterios y más de 900 jóvenes entraron para ser monjes.

Escribió muchas obras para que, no sólo los monjes cistercienses aprendiesen, sino para que todo el que pudiera leer sus obras quedase convencido de las maravillas de Dios.

Tuvo la alegría de que uno de sus primeros monjes llegó a ser elegido Papa. Fue Eugenio III, que contó siempre con los consejos del abad Bernardo para dirigir mejor a la Iglesia de Jesús. Este Papa también le encomendó varios encargos muy difíciles, como a asistir al concilio de Troyes, procurar convencer a un antipapa que renunciase a su título, porque no podía haber dos papas y lo convenció.

Después de 35 años de abad de Claraval, San Bernardo se fue al cielo el 20 de agosto de 1153. Fue canonizado en 1174.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s