Las ofrendas que no gustaron a la Virgen

Durante una homilía, Don Bosco narró una interesante historia.

Un joven, no mayor de 3 décadas pero con algunas marcas de la vida en su rostro ofrecía a la Virgen muchas oraciones, obras buenas y limosnas por doquier pero, se mantenía aferrado a ciertos pecados que parecía no quería soltar.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora

Una noche vio en un sueño que la Virgen Auxiliadora se le aparecía y le presentaba una bandeja con las más bellas y atrayentes frutas: manzanas, uvas, peras… todo un banquete; pero todas estaban cubiertas con el sucio trapo con el que se había limpiado las llagas un enfermo. La Auxiliadora decía: “Recibe las frutas y come“.
– “Señora, las frutas son muy hermosas” -respondió el joven- “pero el trapo con que están cubiertas es tan asqueroso, que no me atrevo a recibir esas frutas porque me vomitaría“.

-“Así son las ofrendas y oraciones que tú me ofreces” -respondió la Auxiliadora- “muy bellas y atrayentes, pero viene todas cubiertas con un trapo horrible. Esos pecados que sigues cometiendo y que no quieres dejar de cometer“.

Al día siguiente, el joven se despertó muy preocupado por este sueño, sin embargo, desde ese mismo día dejó las ocasiones de pecar y abandonó definitivamente esos pecados que tan antipática hacían su vida tanto para la Virgen Auxiliadora como para Nuestro Señor.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


info@espiritusantogt.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s