Tema 04: María, Auxilio de los Cristianos

María – Auxilio.

Innumerables veces, desde niño, había invocado Don Bosco a Nuestra Señora como Auxilium christianorum cuando recitaba la Letanía Lauretana. No podía sospechar el joven Bosco que María-Auxilio iba a representar en su vida y en su obra mucho más que otras expresiones de la Madre recogidas en la laudatoria lauretana.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, ADMA, ADMA Las Charcas, Formación

Esta advocación mariana contaba con larga y fecunda historia. María es Madre de Dios, fue concebida sin pecado original y subió luego al cielo en cuerpo y alma. Porque es Madre de Dios Hijo y nosotros somos hijos de Dios, es también Madre nuestra; en doble dimensión, al menos teórica: como Madre de la Iglesia y como Madre espiritual de cada uno.

María Auxiliadora constituye una propuesta de indudable riqueza teológica dado su entronque en lo que es la misión de la Iglesia, en la acción salvífica de Cristo y en el totalizante misterio de Dios Uno y Trino. Nada tiene de extraño, dados tan sólidos cimientos que la cristiandad acudiera a la Madre en momentos de grave dificultad, entendiendo que de Ella había de llegar ayuda y defensa.

Batalla de Lepanto.

La victoria de Lepanto quedó interpretada como un regalo de Dios y en especial como una gracia de la Señora. Se atribuyó en concreto el triunfo de la Santa Liga antiturca a la Virgen del Rosario.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, ADMA, ADMA Las Charcas, Formación

Por ello el Papa Pío V instituyó la fiesta del 7 de octubre dedicada a esa advocación mariana al tiempo que introducía la laude Auxilium christianorum en la Letanía Lauretana.

La capilla.

El príncipe Maurizio de Saboya, cardenal de la Santa Iglesia desde los catorce años de edad, que había asumido calurosamente la devoción a María Auxiliadora, de los cristianos, inició en Turín la construcción de la iglesia de San Francisco de Paula y dedicó en ella una capilla, la tercera del lado izquierdo, para albergar una hermosa imagen de la advocación, la Virgen con el Niño en su brazo derecho.

Las primeras asociaciones.

También se atribuyó a la protección de María Santísima el levantamiento del asedio de Viena por los turcos en el verano de 1683. Si en Lepanto el hombre providencial fue nuestro Don Juan de Austria, ante las defensas de Viena vino a serlo Juan III Sobieski, rey de la católica Polonia.

Fue a raíz de la liberación de Viena cuando se fundó la Asociación de María Auxiliadora en Múnich y además se dedicaron capillas en diversos lugares a la Madre defensora de sus hijos.

Origen de la fiesta.

Y un siglo más tarde, cuando la arrolladora expansión napoleónica, persecutora de la Iglesia y por supuesto del Papado, los creyentes sintieron la necesidad de volver de nuevo sus ojos a la Madre Auxilio de los Cristianos. Pío VII, al retornar de su secuestro francés, instituyó la fiesta de María Auxilio de los Cristianos, con misa y oficio propios (1815), aprobó asociaciones dedicadas a la advocación y concedió ese título a una Virgen pictórica de reciente ejecución, bendecida personalmente por él y destinada a la iglesia romana de Santa María in Monticelli, de los Padres de la Doctrina Cristiana Aviñonenses (1817)

Descarga.

Presiona aquí para descargar la presentación de este tema.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s