El curioso regalo de Domingo Savio a Don Bosco

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo Domingo Savio, Domingo SavioTexto: Parroquia El Espíritu Santo
Fotos: Parroquia El Espíritu Santo

Cada 24 de junio en el Oratorio Festivo era día de fiesta: se celebraba el onomástico de Don Bosco (recuerda hoy se celebra el nacimiento de San Juan Bautista); los chicos siempre querían preparar algo especial para el santo, comida, juegos, cantos, todo lo que se les ocurriera para hacer de aquella una verdadera celebración.

Una de tantas veces, en la noche previa al onomástico del año de 1855, Don Bosco se acercó y le dijo a sus muchachos: <<Sé que mañana quieren hacerme una fiesta, y les agradezco de todo corazón ese bonito detalles, pero yo también quiero hacerles un regalo a cada uno de ustedes, un regalo muy especial. Así que cada uno tome un trozo de papel y escriba cual es el regalo que más anhelan. No soy rico, pero les prometo que haré todo lo posible por complacerlos>>.

Uno a uno Don Bosco leyó cada uno de los regalos que sus muchachos querían: cien kilos de turrón para poder comerlo todo el año; un perrito, un almuerzo muy abundante. Sin embargo, hubo uno que lo dejó sorprendido; no era una petición como loso demás, más bien, era una pregunta seria: <<¿me ayudas a hacerme santo?>>.

Don Bosco mandó a llamar a Domingo Savio y le dijo: <<Cuando tu mamá quiere hacer un pastel, usa una receta que le dice cuáles son los ingredientes que debe mezclar: el azúcar, la harina, los huevos, la levadura; pues bien, para hacerse santos se necesita una receta y yo te la quiero regalar.

Son únicamente tres ingredientes los que debes mezclar juntos.

Primero: la alegría. Lo que te perturba y te quita la paz no le gusta al Señor. ¡Sácalo de ti, de tu vida!

Segundo: tus deberes de estudio y de oración. Pon atención en la escuela, en tus clases; toma compromiso en el estudio y cuando reces, hazlo con gusto, disfruta ese momento que tienes con el Señor.

Tercero: haz el bien a los demás. Ayuda a tus compañeros cuando lo necesiten, aunque te cueste o te resulte cansado no dejes de hacerlo.

Esta es la receta de la santidad, síguela al pie de la letra y veras como te harás santo muy pronto>>.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s