01 de junio: San Justino

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesianos, Santo del Día, SantoralSan Justino,
martir

Nació en Flavia Neápolis (Palestina) una ciudad recién fundada por los romanos y que tenía todas las cualidades de una ciudad culta: biblioteca, teatro, anfiteatro, escuelas y academias. Por eso Justino fue educado en la curiosidad por el pensamiento y la ciencia.

Buscó con sinceridad un maestro que le enseñase un camino para encontrar la felicidad. Y fue acercándose como discípulo a unos y otros maestros del pensamiento de aquel tiempo. Pero los grandes maestros de la filosofía no calmaban su deseo en encontrar la paz del espíritu. Hasta que un día, en un lugar tranquilo y solitario, se le presentó un anciano venerable que se puso a hablar con él y en la conversación le hizo ver que la verdadera felicidad sólo se puede encontrar en Dios. Le explicó cómo todo lo que él buscaba estaba en la Biblia. Ya los profetas y los grandes personajes de la Sagrada Escritura habían proclamado la grandeza de Dios para felicidad y alegría de todos los hombres.

A partir de ahí Justino se dedicó al estudio de la Biblia y encontró todo lo que el misterioso anciano le había dicho. Se bautizó y decidió dedicarse a enseñar, a todo el que quisiera, la verdad del cristianismo.

Por allá donde pasaba se dedicaba a la enseñanza de lo que él creía. Sus discípulos fueron muy numerosos. Pasando de una ciudad a otra llegó hasta Roma y por ser la capital del imperio se quedó allí para siempre. Fundó también una escuela, que era su casa, y allí recibía a los que querían aprender de filosofía cristiana, que es lo mismo que decir la forma de pensar de los cristianos.

Un día el prefecto de Roma, Quinto Junio Rústico, recibió una acusación contra Justino y varios de sus discípulos y éste tuvo que comparecer ante él. En el interrogatorio no se volvió en contra de su fe, sino que la proclamó con toda valentía. Le avisaron de que con su confesión tendría que padecer la pena de muerte, pero él siguió proclamando su fe en Jesús y en la llegada al cielo si moría por su fe.

Fue azotado y decapitado junto con sus compañeros de martirio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: