Novena Salesiana a María Auxiliadora: Día 06

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesianos, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, NovenaSEXTO DÍA: <<…,o alma glorifica al Señor.>>

Bendita sea la Familia Salesiana quebusca ser auténtica, integral y transparente, cultivando una mirada que va más allá de las apariencias y reconocer en cada persona la gracia operante de Dios, ¡esto es Santidad!

BEATA LAURA VICUÑA. LA FIESTA NOCTURA Y EL MIEDO POR LA MADRE

Durante las vacaciones escolares, Laura no quería volver a casa, porque tenía miedo del hombre brutal que vivía con su madre. Pero tenía que regresar, era el deseo de la madre. Pasaron unas semanas de paz y de repente estalló la tormenta.

En el pueblo había una gran fiesta nocturna en la cual, entre cantos y bailes, participaron todos los campesinos de la zona. El festival pronto degeneró y Laura se escondió en un lugar apartado para llorar todo el tiempo. Al amanecer, la compañera de la madre de Laura preguntó por la chica y, cuando oyó la razón de su ausencia, se enojó: “¡Le daré una lección que no podrá olvidar!” Gritó buscándola a través de las habitaciones de la casa. Su madre, con un acto de coraje, bloqueó el camino lamando la atención de los sirvientes. Se retiró a su habitación, pero cuando los efectos del vino desaparecieron, dio a conocer su decisión: no habría dado ni un poco de dinero para esa familia. Laura tenía sólo diez años.

Viendo la vida de su madre a la deriva, siempre más a la deriva, por culpa de ese hombre, con el permiso de su confesor decidió hacer una promesa: “Quiero ofrecer a Dios una vida de amor, sacrificio y mortificación por mi madre”. A partir de aquel momento, la salud de la niña comenzó a deteriorarse. Pero la paz pareció regresar y la madre, en estrecho contacto con su hija, encontró de nuevo la paz. Una noche alguien llamó a la puerta: El hombre, después de haber esperado en vano el regreso de su pareja, estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para que ella regresase de vuelta.

La reunión fue dramática. Laura, superando los escalofríos de la fiebre, se levantó para pedir ayuda; pero el hombre sintió los pasos, se unió a ella y la cubrió de insultos y palizas. Su madre trató de defenderla, pero también fue golpeada duramente. La paliza y la emoción habían agotado a la chica, pero al final del mal episodio se las arregló para sonreír, porque ya estaba seguro de que su madre no volvería a seguir con aquel hombre. La oración había sido aceptada. Murmuró a su madre que ahora también podría haber muerto.

COMENTARIO

La casa de Nazaret era la puerta del Reino de Dios: allí todas las cosas comunes eran divinas. En el trabajo de José, Jesús y María, el cielo y la tierra se fusionaron. Cuántas veces en la tierra somos tentados a considerar el trabajo, el pan y el compromiso como cosas vacías, seculares e indiferentes de Dios, pero no es así. Si Jesús está presente en tu trabajo, ese trabajo es sagrado. Si Dios vive en tu compromiso, tu compromiso es oración, si Jesús está en tu casa, tu casa es la verdadera iglesia. Toda realidad humana puede ser “transparente” de Dios. “Más que cualquier cosa digna de cuidado, guarda tu corazón” (Pr 4:23).

En la vida de cada uno de nosotros hay certezas inquebrantables. Son personas, ideas, creencias que constituyen la roca sólida sobre la que construimos nuestras acciones, nuestras relaciones y nuestras reacciones. Don Bosco también tenía la suya: estaba firmemente convencido de que el trabajo y la templanza eran la base excelente para ser una “ bella persona”. Su fe se “recargaba” de amor a la Eucaristía, a la Virgen y a la Iglesia. Incluso el modo salesiano de estar en medio de los jóvenes fue guiado por el deseo de precederlos, de estar presentes para compartir con ellos descubrimientos, éxitos y caídas para ayudar a cada joven a escribir su propio Magnificat. Mantener el corazón limpio de todo lo que ensucia el amor, esto es santidad.

ORACIÓN

Oh María Auxiliadora, se cantan grandes cosas de Ti. Tu eres toda pura, tu eres integra hasta el final, Tu eres mujer fiel y madre amorosa. Concede a nuestros corazones la voluntad de ser íntegros, el deseo de preservarse a sí mismos sin pecado para alcanzar la gracia plena del Padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: