Novena Salesiana a María Auxiliadora: Día 02

SEGUNDO DÍA: <<…ha socorrido a Israel su siervo.>>

Bendita sea la Familia Salesiana con la mansedumbre y con la caridad del Buen Pastor, acoge y acompaña con amor a los jóvenes, educándolos al diálogo y a la acogida a todas las personas, ¡esto es Santidad!

VENERABLE VICENTE CIMATTI Y LA HISTORIA DEL ORFANATO DE NAKATZU

En 1923, el Papa pidió a los Salesianos que abrieran una misión en Japón. En las provincias de Miyazachi y Oita: un millón y medio de japoneses, y solo 300 son cristianos. Los primeros nueve misioneros salesianos dirigidos por el Padre Cimatti llegaron a Miyazachi en 1926. En la casa preparada para ellos, se encuentran los zapatos y se ponen las pantuflas en la que deben deslizarse torpemente de habitación en habitación (como cualquier japonés) sin agitar demasiado las delgadas paredes de madera.

Del Padre Cimatti visita por primera vez a las familias cristianas, casi todas muy pobres. Escribe al Superior General: “¡Se ven chozas y casuchas! Ni siquiera Jesús en la cabaña de Belén. Bueno, ahora estamos en casa, e inmediatamente comenzaremos a evangelizar a los pobres.

Problema número uno: el lenguaje. Viene una maestra de escuela primaria cristiana, con libros para niños. La pizarra se coloca en la mesa del comedor, los nueve misioneros se sientan con mucho cuidado. “Nueve colegiales con barba”, dice Don Cimatti. El idioma es difícil de aprender. Los muchachos, por otro lado, llegan inmediatamente. Dos los vieron venir e inclinándose dijeron “¡Banzai!” (¡viva!). Han aumentado día a día, y han ayudado a convertir l hermoso jardín al lado de la casa en el patio. Hacen las primeras carreras, las primeras risotadas.

A un salesiano que “no sabe como hacer”, le dice Don Cimatti: “Hagamos como Don Bosco: oratorio, música y lo antes posible un poco de escuela simple y la mansedumbre, aprendiendo el idioma y los hábitos de la gente Del diario caminar comienza la presencia misionera en Japón”.

COMENTARIO

Esta es una expresión fuerte. En este mundo, donde se lucha por todas partes y donde existe odio, donde continuamente clasificamos a las personas por sus ideas, sus hábitos, e incluso por su forma de hablar y vestirse. Es el reino del orgullo y de la vanidad, donde todos creen que tienen el derecho de sentirse por encima de los demás. Sin embargo, aunque parezca imposible, Jesús propuso otro estilo: la humildad. María, pequeña e indefensa, llena de lágrimas a los pies de la cruz.

¿Qué ocurrirá si dejamos que gane la venganza, la agresión y la violencia? El valor de la persona ya no importa. Las palabras de Jesús sobre la humildad realmente parecen palabras de otro mundo. Jesús anuncia la bienaventuranza de los mansos y humildes, de los no violentos y de los amables. En un mundo de puños cerrados y maquinas crueles que aplastan todo, abrimos los brazos a la señal del amor, de la reconciliación y de la paz. Reaccionar con humilde y mansedumbre, eso es santidad.

ORACIÓN

Querida Madre, María Auxiliadora, Amada Hija del Padre, Danos la fuerza del autocontrol para convertirnos en humildes, fuertes y robustos. Enséñanos la dulzura de la mansedumbre, para afrontar con valentía los conflictos cotidianos, abrazando totalmente la causa de Dios que él pacientemente acepta, a veces para dejarse clavar en una cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s