La última hora de vida de Domingo Savio

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesianos, Santo Domingo Savio, Domingo SavioCiudad de Guatemala, Guatemala
Texto: Parroquia Espíritu Santo
Fotos: Parroquia Espíritu Santo

9:00 p.m.

Domingo recibió la última visita del párroco, el cual viéndolo con tanta tranquilidad, y oyéndole encomendarse a Dios con tanta devoción, exclamó: “¿Qué mas se le puede decir a un joven así para que se prepare a la muerte? Está perfectamente preparado para partir a la eternidad”.

-Padre -le dijo Domingo- ¿antes de partir quiere dejarme algún recuerdo?
-El recuerdo que te dejo es: que pienses en la Pasión y Muerte de Jesucristo.
-Sí, padre: que la Pasión de Jesucristo esté siempre en mi corazón, en mi mente y en mi boca. ¡Gracias a Dios!. Jesús, José y María: expire en vuestros brazos y en paz el alma mía.

9:30 p.m.

Domingo llama a su papá a la habitación.

-Aquí estoy hijo mío, ¿qué necesitas?
-Papá, ha llegado la hora. ¿Quiere leerme las oraciones de los agonizantes?

La mamá sale llorando inconsolable. El papá siente que el corazón se le parte de dolor, y las lágrimas ahogan su voz. Sin embargo tomó ánimos y empezó a leerle con toda devoción: “Señor, cuando mis ojos se nublen por la cercanía de la muerte: Jesús misericordioso tened compasión de mí. Cuando mis oídos prontos a cerrarse para siempre oigan por última vez la voz de la oración: Jesús misericordioso, tened compasión de mí. Cuando mis labios fríos ante la cercanía de la muerte pronuncien por última vez vuestro adorable nombre: Jesús misericordioso, tened compasión de mí…”

Y cuando el papá llegó a aquella última oración que dice: “Finalmente, cuando mi alma comparezca ante Vos, y vea por primera vez el esplendor de vuestra majestad, dignaos recibirme para que cante eternamente vuestras misericordias”, Domingo exclamó: “Sí, que felicidad, cantar eternamente las misericordias del Señor”. Se quedó un ratico en silencio

10:00 p.m.

Domingo, con una serenidad indescriptible exclamó: “Adiós, papá, adiós: el señor Cura quería decirme más cosas, pero yo no las puedo recordar. ¡Oh, qué cosas más hermosas veo!”.

Y diciendo esto, con el rostro lleno de bondad, y con las manos cruzadas sobre el pecho, expiró suavemente como quien queda descansando en dulce sueño. Era el 9 de marzo de 1857. Dentro de unos pocos días iba a cumplir 15 años.

Fue un joven en el cual se cumplió la gran noticia de Jesús: “Alegraos, porque vuestro nombre está escrito en el Reino de los Cielos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s